Paula Echevarría no se pierde un verano en Candás. Este año, además, ha podido vivir esos primeros momentos de playa junto a su hijo Miguel y lo tiene claro: "Volvería a ojos cerrados".

La actriz asturiana ha compartido con sus seguidores las imágenes de lo que estaba haciendo hace una semana, durante sus vacaciones en Asturias: disfrutaba de hacer castillos de arena en la playa junto a su hijo y lo ayudaba a bañarse en la orilla. Una estampa de lo más cotidiana que ha desatado una oleada de ternura entre sus seguidoras. "Que hermosa madre, dedicada a la buena crianza de su hijo", le comentaban. Además, hay alguna fan que confesó haberla visto en la playa, aunque no se acercó a saludar para no molestarla. "A Asturias siempre se vuelve con los ojos cerrados", sentenciaba otra.

El verano asturiano de Paula

 Avilés, Cudillero, Luarca, Verdicio y, cómo no, su queridísimo Candás, han sido algunos de los lugares en los que la "influencer" carreñense se ha fotografiado, en lo que es, sin lugar a dudas, una campaña de publicidad impagable para la región.

La primera parada de Paula Echevarría en Asturias, según lo que ha compartido a través de sus redes sociales, fue en Avilés el pasado jueves, 18 de agosto. La "it girl", que lució un vestigo azul y blanco, publicó varias imágenes en la céntrica plaza de Álvarez Acebal y frente a la iglesia de Sabugo con su marido, el exfutbolista Miguel Torres, y unos amigos. Antes había colgado fotos en un popular restaurante y en un bar de la localidad. "Asturias by night. Felicidad 'modo on'", escribió en su cuenta de Instagram, en la que acumula más de 3,6 millones de seguidores.

Un día después, su "rastro" en redes la situaba en Luarca, donde posó con un veraniego vestido estampado. "Atardeceres mágicos", puso, acompañando a las dos fotos hechas en el occidente asturiano, que cosecharon más de 20.000 "me gusta" en solo unos días.

En la siguiente publicación "made in Asturias" de Paula Echevarría se le pudo ver disfrutando de sus amigas de toda la vida. Primero en el chiringuito de Verdicio (Gozón) y luego en una fiesta de prao. "Sin perder el norte", escribió, presumiendo de amistades y luciendo un "look" de lo más "casual", "ideal para el plan", como aplaudieron en los comentarios algunos de sus seguidores.

Del cabo Peñas a Cudillero, donde Paula Echevarría también visitó la Quinta de los Selgas. Allí estuvo acompañada por su marido y por el alcalde, Carlos Valle, con el que también compartió comida. En el menú hubo hasta fabada.

Lo último que se ha visto de la candasina es Gijón. Más concretamente el paseo de Begoña, donde se le pudo ver disfrutando en un tiovivo con su hijo pequeño, Miki, y del mítico Café Dindurra. Como todos sus "post", éste recibió decenas de miles de "me gusta" y comentarios, la mayoría de ellos de anónimos, aunque también muchos de otras "celebrities", entre las que están Ana Obregón, Chenoa o la "influencer" asturiana Isasaweis.