Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ángel Remis es uno de los conductores más veteranos de Asturias: "Al menos tuve seis 600; el último tiene más de 30 años"

Llega a los 87 años al volante de su icónico coche verde con más de tres décadas

Ángel Remis, apoyado en su 600. | J. M. C.

Ángel Remis Sobrecueva, camino de los 87 años –los cumplirá el próximo 21 de septiembre–, natural de Táranu y residente en Sotu Cangues (Cangas de Onís), pasa por ser uno de los conductores más longevos de Asturias, además de ser un amante empedernido de los coches Seat 600, pues, ha tenido, al menos, media docena de esos utilitarios. El de ahora supera las tres décadas. Empezó a conducir a los 20 años, en Caracas (Venezuela), país al que emigró, un año antes, para librarse del servicio militar obligatorio y labrarse un futuro.

Allí prestó servicios en una empresa alfarera (tejera) y también trabajó de repartidor de pan y fue conductor de guaguas de una firma portuguesa. De vuelta a Asturias fue chófer en Camangu (Ribadesella), con Atanasio Pérez, transportando cebada desde Salamanca y Palencia, entre otros productos, a Asturias. Luego se hizo camionero y cuenta con miles de kilómetros a sus espaldas

Pero un lado su profesión, su pasión han sido los Seat 600. "Al menos tuve seis. Este –el que conduce habitualmente, de color verde– lo tengo desde hace más de 30 años y lo compré en Palencia", matiza. Asiduo a las concentraciones de clásicos, tanto en Asturias como en otras comunidades autónomas, hace unos años en el Encuentro Internacional de Seat 600 de Palencia, fue homenajeado como el conductor más veterano. También recibió otro reconocimiento en Cabezón de la Sal (Cantabria). En el frontal de la carrocería de su coche, de color verde, luce con orgullo la leyenda "Virgen de La Velilla, Táranu", festividad de su pueblo.

Salvo el último Seat 600, los demás que ha tenido los ha colocado a conocidos. Ahora, espera poder seguir acudiendo a las concentraciones: "Desde la pandemia sólo pude ir a la de Llanes, Ribadesella y Pola de Siero. El pasado fin de semana, al fin, pudo acudir a la de Palencia, una vez más". Por supuesto, al volante de su 600.

Compartir el artículo

stats