La infanta Elena no está atravesando por buenos momentos. Hace menos de una semana que tenía un susto con el coche en el que viajaba y que su hija, Victoria Federica, tenía que ser intervenida de urgencia por una peritonitis. Dolorida todavía, la influencer se recupera satisfactoriamente, en parte gracias a las atenciones de su madre, que ha cancelado su agenda social y tan solo sale de su casa para cumplir con sus obligaciones laborales en la Fundación Mapfre.

Sin ocultar su preocupación, la Infanta Elena se ha dejado ver en los últimos días entrando y saliendo de su domicilio en coche, guardando silencio sobre el estado de salud de su hija. Fruto del cansancio y de los nervios acumulados desde que Victoria fue operada de urgencia, la hermana del Rey Felipe VI ha sufrido este viernes un pequeño susto con su coche que, afortunadamente, no ha tenido consecuencias.

Sin embargo, la Infanta ha sacado tiempo para ir a montar a caballo. Allí ha aprovechado una periodista para hacerle varias preguntas, lo que no le ha parecido bien a la hija del Rey emérito, que ha contestado: "¡Me puede dejar, que ya estoy acabada!". La reportera se da por vencida y le agradece: "Muchas gracias, Elena". Estas palabras no gustaron nada a la Infanta: "Doña Elena, ¿vale?

Froilán abandona la casa de la Infanta

Todavía dolorida a causa de la operación de urgencia a la que fue sometida el pasado domingo a causa de una peritonitis, Victoria Federica se recupera en su domicilio y son numerosas las visitas que ha recibido de su entorno más cercano desde que recibió el alta hospitalaria este miércoles.

Además de la Infanta Elena, que apenas se separa de su hija - tan solo ha salido de su casa para cumplir con sus obligaciones laborales en la Fundación Mapfre - también el primogénito de la Infanta Cristina, Juan Urdangarín, está muy pendiente de la salud de su prima y horas después de abandonar el hospital se acercaba en su propio coche a verla y a darle ánimos en estos duros momentos.

Muy unido a su hermana, Froilán - que podría haberse independizado aunque se desconoce donde reside - también ha querido visitar a Victoria y hacerle más llevadera su convalecencia. El sobrino de Felipe VI llegaba este jueves a mediodía a la casa de su madre en un taxi, intentando pasar desapercibido con una gorra y tapándose la cara con las manos.