El nuevo éxito de Zara: los bolsos de una cestera viguesa con las rederas de Corme

La colección de artesanía del gigante textil gallego se agotó en un día | “Es un orgullo trabajar para Inditex y Loewe”, aseguran las trabajadoras de Costa da Morte

Rosa Isabel (i), con Mari Carmen (c) y Teresa, en Corme.

Rosa Isabel (i), con Mari Carmen (c) y Teresa, en Corme. / Redeiras

Mar Mato

Rosa Isabel Rodríguez es una redera de Corme (un pueblo coruñés de Costa da Morte) de 58 años de edad. Lleva desde los 13 en el oficio de redera que aprendió cuando su padre era armador de un barco. Después, él pasó a ser marinero en la embarcación de otro empresario pero ella prosiguió tejiendo redes hasta hoy. Su último gran trabajo no ha sido para un palangrero o 'bateeiro', sino para Inditex. Con sus compañeras de la asociación Redeiras Illa da Estrela de Corme acaba de firmar un hito con la cestera de Vigo Sonia de Gerónimo: lograr que su colección de bolsos artesanos se agote en un día en la página web de Zara.

Es un orgullo trabajar para Inditex y Loewe. Nos da visibilidad”, explica a Faro de Vigo, del grupo Prensa Ibérica, Rosa Rodríguez. Esta redera recuerda cómo Inditex había intentado sacar una colección el pasado año para primavera pero el tiempo se les echó encima en el periodo que realizaban pruebas y fue imposible. En este 2023, volvieron a intentarlo contactando con ellas e involucrando a Artesanía de Galicia. Las rederas tejieron y trenzaron los hilos de algodón y la artesana viguesa Sonia de Gerónimo –que estudió en Castrelos– se encargó de preparar la base de los bolsos.

“Querían un proyecto pequeño y contactaron conmigo a través de Artesanía de Galicia porque yo hago cestería contemporánea”, explica De Gerónimo, nacida en la ciudad olívica pero con el taller asentado en Compostela desde que estudió moda en la escuela Mestre Mateo.

“En un principio iba a ser una colección más amplia, pero por circunstancias y aprovechando las guías de Galicia y otros lugares con Wallpaper Inditex lo englobó todo para que quedara más exclusivo”, resume la cestera, cuya marca es Degerónimo.

Al final se ofrecieron tres modelos de algodón y yute: un bolso-cesto por 69,95 euros; otro minibolso artesano por el mismo precio y un tercero conformado por un bolso cesto trenzado de 79,95 euros.

Ante la posibilidad de volver a colaborar, Sonia de Gerónimo indica que le gustaría siempre y cuando se trabaje bajo el concepto “artesano". "Nosotras no podemos hacerlo a la escala que desde Inditex están acostumbrados”.

En su caso, el inicio en la cestería fue de rebote. “Yo –rememora– estudié diseño de moda y comencé haciendo mochilas con lona y textil. Siempre me gustaron los trabajos manuales, generar tejidos con fibras. Hice diversos cursos y fui probando materiales que me permitieran introducir la máquina de coser. Descubrí la cuerda de algodón y empecé a probar cosas que me inspiraban para traducirlas a este material. Así fue cómo saqué una línea de bolsos; otra de piezas de decoración, incluidas lámparas y otros elementos para restauración para vestir una mesa. Hasta he colaborado con la tienda del Museo Thyssen”.

Producción propia también presenta las Redeiras de Corme que elaboran bolsos, canastas de baloncesto y otros utensilios desde que lanzaron su proyecto mediante Artesanía de Galicia. “Es bueno para nosotras diversificar la producción, para tener otro medio de vida para seguir con nuestro trabajo cuando cae lo de las redes de mar. Ahora trabajamos para tiendas que nos piden bolsos incluso para fuera de España. Los hemos mandado a Reino Unido y a Italia, ¡a Milán!”, destaca Rosa Rodríguez.

Actualmente, el colectivo lo conforman 15 socias. La más joven se acerca a los 50 años de edad por lo que se quejan de la falta de relevo generacional al tiempo que defienden la viabilidad de este oficio. “El mar no se acaba y siempre habrá que preparar redes para barcos”, apunta.

Suscríbete para seguir leyendo