Cuando entra el hambre, apetece algo salado y no hay mucho tiempo para prepararse algo. O cuando llega la hora de cenar y resulta tedioso ponerse a cocinar algo que lleva muchos minutos de preparación. Para estas y otras circunstancias el sándwich es un recurso muy socorrido. Pero hay sándwiches y sándwiches. Y el mixto de toda la vida pude llegar a cansar. Así que nunca está de más barajar otras propuestas.

Los hay más o menos saludables, más o menos calóricos. Por ejemplo, eliminar la mantequilla o usar queso light siempre ayuda a que el sándwich tenga más encaje si se está siguiendo algún tipo de dieta. Los mismo pasa con usar pan integral en vez de pan de molde normal. Siempre se puede moldear este clásico de la cocina, versátil y socorrido.

Sin embargo, muchas veces estamos cansados de las opciones de siempre. Y entre ellas sobresale el sándwich mixto, el clásico de jamón york y queso que ya puede saturar a cualquiera. Por eso, resulta divertido y delicioso jugar con diferentes componentes para el sándwich del almuerzo, la merienda o de una cena liviana. Se trata de convertir nuestra rutina saludable en algo más alegre.

En las redes triunfan vídeos y recetas de preparaciones rápidas y con gran presencia. Muchas de ellas entran por los ojos y su elaboración sorprende enormemente a quienes las descubren. No hay que olvidarse que la comida entra primero por la vista.

Es el caso de una deliciosa receta acompañada de una no menos sorprendente elaboración. En ella, el huevo adquiere gran protagonismo. El caso es que el resultado ha cosechado un enorme éxito en las redes.

Además, este sándwich supone un desayuno completo para aquellos que estén utilizando huevo en su primera comida del día. Los ingredientes son: dos lonchas de queso, dos huevos, dos rebanadas de pan, jamón de pavo o pollo, tomate, lechuga y, de forma opcional, dos loncas de queso cheddar.

Lo realmente singular es la forma de hacerlo, con una sartén. El vídeo que lo explica no ha pasado desapercibido.