07 de febrero de 2012
07.02.2012

Nueva técnica contra la obesidad mórbida

El marcapasos gástrico Abilitis está indicado para adultos y se instala mediante cirugía mínimamente invasiva

09.02.2012 | 04:12
El Dr. Julio Lago y el Dr. Ramiro Amurrio con el sistema Abiliti, marcapasos gástrico.


El sistema Abiliti está indicado en la reducción de peso en adultos con obesidad cuyo índice de masa corporal está comprendido entre 35 y 55 kg/m2.

Es un revolucionario dispositivo, similar a un marcapasos, que detecta cuando el paciente ingiere alimentos o líquidos y envía impulsos eléctricos de baja intensidad que distienden el estomago y envían al cerebro información de saciedad. Asimismo registra la actividad física del paciente.

Crea de forma temprana una sensación de saciedad, reduciendo el deseo de comer entre horas y dando como resultado una reducción en el volumen de la ingesta y del peso. Consta de un estimulador, pequeño dispositivo en posición subcutánea en abdomen, que funciona con pilas, un cable que contiene el electrodo de estimulación y el sensor de alimentos.

Este sistema se instala mediante cirugía mínimamente invasiva, a través de tres pequeñas incisiones y mediante una cámara, por laparoscopia.

Gracias a la cámara, el cirujano puede ver el interior de la cavidad abdominal e insertar el cable que contiene el sensor y el electrodo de estimulación en la pared exterior del estomago. Con una corta estancia hospitalaria, no altera la morfología ni la fisiología del estomago, ni provoca alteraciones metabólicas propias de la mala absorción que originan otras técnicas que presentan un índice de complicaciones superior a las del Abiliti. Puede revertirse con facilidad. Y no precisa de suplementos dietéticos, vitamínicos, etc,? El paciente permanece anestesiado durante la intervención, que dura menos de una hora.

Siendo más seguro que la banda gástrica y más eficaz, a medio y largo plazo, que el balón gástrico. No precisa de dietas complejas, facilita la reeducación del paciente en sus hábitos alimentarios y de ejercicio físico, para adoptar un estilo de vida saludable.

Estos pacientes, pierden, de un 21 a un 35% del sobrepeso en el primer año, ayudan a perder peso, y a no recuperarlo. Se implanta por laparoscopia un electrodo en la pared exterior del estomago, que detecta cuando el paciente come o bebe, entonces se pone en funcionamiento y envía impulsos eléctricos de bajo nivel a la pared del estomago, provocando su distensión y por tanto una sensación de saciedad, antes de que realmente se llene el estomago.

Desde un ordenador, el médico puede controlar en sucesivas visitas, programar y hacer un seguimiento vía wifide todos los datos acumulados en este dispositivo sobre la ingesta y ejercicio físico, lo que les permite a ambos desarrollar estrategias eficaces para optimizar la pérdida de peso. El médico puede calibrar y programar la intensidad de la neuroestimulación, ajustándola a cambios en el régimen de vida del paciente y su evolución, sin necesidad de una nueva intervención quirúrgica.

Según los investigadores en Alemania e Inglaterra, países pioneros en esta técnica, se aumenta la eficacia mediante una valiosa red social de apoyo a la que a su vez se pueden conectar estos pacientes a los que estimula aun mas al interconectar a pacientes que ya llevan implantado el sistema, cirujanos que lo implantan y otros Médicos Especialistas que participan en el proceso.

Es una forma inteligente de perder peso, al comer, beber o hacer ejercicio, el sistema lo supervisa automáticamente y lo puede enviar vía inalámbrica a un ordenador. Además de remitir unos estímulos, según las pautas previamente programadas, para provocar la sensación de saciedad, haciendo que el paciente se sienta lleno, para que no coma más.

No impone ninguna restricción en el estilo de vida, se puede comer y beber, simplemente escogerá comer menos de forma programada.Usando la telemetría, el médico puede confirmar la integridad de los electrodos, monitorizar la pilas y ajustar los parámetros programables del estimulador (periodos en los que se permite / prohíbe comer) según la situación individual de cada paciente. Es inocuo, con poco riesgo de complicaciones a corto o largo plazo.

La tecnología de este marcapasos está ampliamente contrastada. El sistema Abiliti se basa en la tecnología que se ha utilizado con éxito en millones de marcapasos cardiacos y desfibriladores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Magazine