No hay que engañarse. Tratar de bajar peso y estar saludable requiere cierto esfuerzo, especialmente, si no se ha intentado hasta ahora. El dejar de lado todos esos alimentos que engordan con facilidad, las cervezas y las copas en los momentos del ocio, supone en ocasiones auténticos quebraderos de cabeza para quienes deciden perder esos kilos de más de una forma definitiva. No obstante, lo difícil es empezar. Una vez que se entra en la rutina y los resultados empiezan a aparecer (en este artículo te hablamos de cómo perder cinco kilos en un mes desterrando un único producto de la dieta), es más sencillo seguir adelante.

Si ahora que ha terminado el verano y toca volver a la rutina estás dispuesto a hacer desaparecer esa grasa que sobra de tu cuerpo, aquí te dejamos tres claves para ayudarte a conseguirlo.

Constancia

La constancia es fundamental para poder ejecutar el plan cada día. Hay veces que la pereza puede invadir el cuerpo. Es en esos momentos cuando hay que hacer ese esfuerzo extra para seguir adelante. El camino es duro, pero los resultados aparecerán antes de lo que crees.

Adherencia

Cuando decidimos un plan para perder esos kilos de más o realizar una dieta sana para nuestro cuerpo que nos ayude, además a adelgazar, hay que cumplirlo a rajatabla. La adherencia es "la capacidad de no cambiar de plan cada mes", es decir, la constancia en seguir adelante con aquellos pasos que hemos decidido seguir para estar en forma. Los nutricionistas siempre exponen varias opciones para poder comenzar un plan de adelgazamiento que se ajuste a nuestro ritmo de vida (aquí puedes ver uno de los más exitosos).

Paciencia

Sin duda, uno de los pilares básicos a la hora de comenzar a cuidarnos. Aunque los resultados aparecen antes de lo que imaginamos, hay que destacar que no existen "las dietas milagro" y que toda recompensa debe ir acompañada de esfuerzo y dedicación. Por mucho ejercicio que hagas o hayas cambiado tu dieta por completo, no vas a ver cambios en tu organismo los primeros días, incluso es posible que tampoco las primeras semanas, Pero al final de mes verás que todo el esfuerzo y la dedicación ha tenido su recompensa. Ten paciencia, los resultados están ahí.

Seguir estos tres pilares es esencial para poder llevar con éxito cualquier plan de adelgazamiento. Recuerda que empezar a perder peso no es sinónimo de apuntarse corriendo a un gimnasio y vivir solo de las ensaladas. Como te contábamos en este artículo, existen diferentes condimentos para añadir a las comidas y darles un sabor especial. Destierra el alcohol y el azúcar y se constante en tu rutina diaria. Notarás los resultados.