25 de mayo de 2019
25.05.2019

El método definitivo para entrenar menos tiempo y adelgazar más rápido

Este tipo de entrenamiento es sencillo y sólo requiere de 30 minutos diarios

25.05.2019 | 12:18
El método definitivo para entrenar menos tiempo y adelgazar más rápido

Conseguir mejores resultados físicos entrenando un período más corto de tiempo es posible con "slow training" (entrenamiento lento). Este tipo de entrenamiento huye de los ejercicios de alto impacto y permite ejercitar la musculatura de forma efectiva y completa en unos 30 minutos.

El "slow training" saltó a la fama en 2016, cuando la actriz Emma Stone, ganadora de un Óscar por La La Land, dijo que practicaba este tipo de entrenamiento mientras rodaba la película. Desde entonces, este método siempre ha estado ahí, y cada vez son más los que lo practican. 

¿De qué va? La clave está en hacer los ejercicios lo más despacio posible.

Cómo hacer "slow training"

Para llevar a cabo este tipo de entrenamiento no hace falta varias las tablas de ejercicios ya establecidas (de pectoral, hombros, dorsales, bíceps, tríceps, glúteos y piernas), sino hacerlas más despacio. Sí es recomendable que se hagan en máquinas, en lugar de con mancuernas para no perder la postura en las últimas repeticiones lentas cuando la musculatura empieza a temblar. Se trata de llevar al límite los músculos, pero lentamente para evitar lesiones. (Aquí te dejamos alguna propuesta de ejercicio eficaz).  

En las "sesiones lentas" se suelen entrenar los principales músculos del cuerpo en unos 30 minutos. Con eso es suficiente. A la ventaja de tratarse de un entrenamiento compactado hay que sumar los beneficios que supone para músculos y articulaciones, que no están sometidos a ejercicios de alto impacto. (Te contamos cuál es el mejor ejercicio para quemar la grasa abdominal). 

Beneficios del "slow training"

Con poco tiempo se trabaja mucho. Esta sería su principal ventaja, pero además tiene una serie de beneficios para el cuerpo. Entrenar lento aumenta la capilarización de los tejidos, lo que supone una mejor recuperación de las fibras musculares. Es un ejercicio eficaz y poco lesivo.

Este tipo de entrenamiento también ayuda a adelgazar. Obliga al cuerpo a recurrir a depósitos de grasa ante que a la glucosa para producir la energía. Además, también genera una deuda de oxígeno que provoca un mayor gasto calórico. (El desayuno perfecto para perder peso y quemar grasa). 

El método "slow training" nació en Oklahoma en la década de los setenta de la mano de Arthur Jones, una leyenda en el mundo del fisiculturismo y del entrenamiento de la fuerza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Magazine