Si llevas una dieta equilibrada, pero, aun así, no consigues un abdomen plano, hay una serie de alimentos que son los culpables. No basta con comer frutas y verduras y controlar la ingesta calórica, hay que eliminar una serie de productos de raíz. (Aquí te dejamos una serie de alimentos saludable y con pocas calorías).

En primer lugar, hay que evitar aquellos alimentos que provocan gases intestinales e hinchazón. Es el caso de la leche y los sucedáneos, como el queso o el yogur, que producen problemas digestivos a un 65% de personas.

Otro alimento que produce hinchazón abdominal son las manzanas. Si observas que esta fruta te sienta mal, la solución es consumirlas asadas. (Aquí te dejamos la receta de un batido para reducir la grasa abdominal).

Los alimentos “sin azúcar” tampoco son buenos aliados para conseguir un abdomen plano. El marketing ha conseguido que cataloguemos lo “light” como saludable, pero no siempre es así. Este tipo de alimentos (barritas, batidos, etc.) sustituyen el déficit de azúcar o grasas por edulcorantes artificiales que no son saludables para el organismo.

El chicle también perjudica a tu dieta. La goma de mascar aumenta la sensación de hambre y también tiene azúcares. Además, puede provocar gases y, por lo tanto, hinchazón abdominal.

Los alimentos ricos en sodio tampoco son convenientes porque potencial la retención de líquidos y, por lo tanto, produce hinchazón abdominal.

Entre los alimentos prohibidos también está el alcohol. Además de tener muchas calorías “vacías” (que no aportan energía ni nutrientes), abre el apetito. De la mano al alcohol, sobre todo si hablamos de bebidas blancas, está otro de los alimentos a eliminar de la dieta: los refrescos. Tienen muchos azúcares, 150 calorías inútiles y muchos gases. Los zumos comprados tampoco son una buena opción porque están hechos a base de azúcar y jarabe de maíz.

Dieta

En esta lista de alimentos prohibidos también hay que incluir una serie de recomendaciones básicas. Por ejemplo: no consumir mayonesa. Contiene al menos un 80% de grasa. Una cucharada de mayonesa tiene unas 100 calorías.

Para reducir abdomen también es necesario dejar de lado la comida rápido de forma radical. Las hamburguesas, patatas y pizzas precocinadas son una mezcla de azúcar, grasa y químicos. Esta combinación provoca obesidad.

Los alimentos fritos también han de ser eliminados de la dieta. Las frituras funcionan como una esponja y absorben las grasas saturadas. Además, el organismo tarda mucho más en digerirlos. Si el objetivo es adelgazar nada de patatas fritas o croquetas.

(Aquí te dejamos una serie de trucos para reducir la barriga).