19 de julio de 2019
19.07.2019

Cinco trucos caseros para dormir cuando hace mucho calor sin aire acondicionado

Algunas simples acciones pueden refrescar el ambiente del hogar y facilitar el reposo

19.07.2019 | 09:52
Trucos caseros para dormir cuando hace mucho calor.

La piscina, la playa, los helados o las vacaciones son elementos propios del verano, pero también lo son las altas temperaturas y las dificultades para pegar ojo por las noches. La misión se complica si llega una ola de calor o vives en una zona muy calurosa y, para más inri, no tienes aire acondicionado.

En esa situación es necesario echar mano de trucos caseros que refresquen el ambiente de casa y crear un clima más idóneo para poder descansar.

Mantener las persianas bajadas y las cortinas cerradas

Shutterstock

Debemos ventilar la casa a primera hora de la mañana cuando el ambiente exterior sea fresco: es el momento de abrir las ventanas y subir las persianas para que el aire limpio refrigere el entorno. No obstante, debemos cerrar persianas, ventanas y cortinas antes de que el sol atice; de esta manera, evitaremos que la casa se recaliente. Además, si tenemos balcón, no debemos olvidar bajar el toldo, que proporcionará sombra y cobijo de los rayos solares.

Ventilador y hielo

Shutterstock

El sistema más eficaz para sustituir el aire acondicionado es con un ventilador y hielo: coloca un cuenco de metal con hielo y sal delante del aparato dirigiendo el aire hacia el interior de la habitación. La sal hará que el agua helada esté por debajo del punto de congelación.

Ligeras corrientes de aire naturales

Shutterstock

Aquellas ventanas que dan directamente a la calle deben abrirse completamente cuando el ambiente exterior es fresco. Sin embargo, las ventanas que dan a patios interiores deben abrirse sólo un poco ya que el aire es menor. Si dejamos las puertas abiertas, el aire entrará por una ventana y saldrá por otra, consiguiendo que se generen corrientes naturales dentro de casa.

Reducir la humedad

Shutterstock

Algunas actividades como cocinar, ducharse o tender la ropa pueden generar mucha humedad en el interior del hogar. Por ejemplo, las comidas de cocción que necesitan mucho tiempo en el fuego emiten calor y vapor de agua que vuelven el ambiente más bochornoso. En esos días donde el calor aprieta, opta por comidas más ligeras como ensaladas o platos fríos.

El agua que se evapora en el baño también hace que el aire de casa sea más sofocante. Tras la ducha, intenta limpiar y secar el baño para que no se expanda la humedad. Lo mismo ocurre si tenemos ropa tendida en el interior del hogar; nos resta frescor. Otra opción para luchar contra la humedad es adquirir un deshumidificador, aunque hay que valorarlo bien ya que su gasto puede ser elevado y su funcionamiento puede elevar la temperatura del hogar.

No generar más calor en nuestro hogar


Shutterstock

Para no recalentar el ambiente de tu casa apaga todas las fuentes de calor innecesarias: desenchufa aquellos equipos eléctricos que no utilices y apaga las luces que sobran.


Los mejores ventiladores nebulizadores (ventilador con agua)


Seguro que se han fijado en los ventiladores pulverizadores de agua que colocan en las terrazas de muchos restaurantes. Estos aparatos se están popularizando cada vez más para su uso doméstico porque pueden bajar la temperatura de las estancias, a diferencia de los ventiladores de pie.

 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Magazine