12 de marzo de 2020
12.03.2020
Sanidad

El manual básico de los médicos ante el coronavirus

Sanidad renueva su "procedimiento de actuación" y redistribuye por toda la red sanitaria española un formulario de aviso de hallazgo de nuevos casos

12.03.2020 | 14:03
Una imagen de un hospital en España.

Si una persona da positivo en un control de coronavirus, y ha viajado en avión poco antes, las autoridades sanitarias vigilarán a todos los pasajeros que iban con el afectado en cinco plazas a la redonda. Es la norma 5X5 de control, y está recogida en el documento "Procedimiento de actuación frente a casos de infección por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2", que, en una edición actualizada este miércoles por el Instituto de Salud Carlos III, ha distribuido el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) del Ministerio de Sanidad por toda la red sanitaria española.

Esta forma de seguimiento de posibles afectados por coronavirus en espacios cerrados es una de las instrucciones que contiene el que es manual básico para el personal de hospitales y centros de salud públicos y privados, las normas sobre cómo comportarse y qué rituales técnicos seguir ante casos de contagio posibles o confirmados para la notificación al Ministerio, el envío de muestras y la protección del personal médico y auxiliar.

Entre esas instrucciones hay precisas indicaciones sobre cómo ha de ser trasladado un enfermo, cómo y quiénes pueden llevar muestras a laboratorio o qué enfermedades previas se consideran factor de riesgo.

Formulario de aviso

Como ya viene disponiendo, Sanidad establece en el documento un criterio de clasificación de enfermos con cuatro apartados: "Caso en investigación", "Caso confirmado en laboratorio", "Caso problable" y "Caso descartado".

Algunas de las órdenes concretas están contenidas en un test básico, igual para todas las consultas del país, con las 12 preguntas clave para la notificación epidemiológica a las autoridades. Se trata de un formulario de tres folios, con cinco capítulos: Información del Caso, Información Clínica, Datos Epidemiológicos, Datos de Laboratorio y Categorización, por este orden.

En el primero, se informa al Ministerio de Sanidad de la comunidad autónoma de origen, edad y fecha de declaración del caso.

En el segundo, se rellenan doce posibles cuadros de síntomas que indican el alcance del mal en el afectado. Textualmente, y por este orden: fiebre, tos, neumonía, dolor de garganta, escalofríos, dificultad respiratoria, vómitos, diarrea, síndoremde distress respiratorio agudo, otros cuadros respiratorios graves, fallo renal agudo, otros síntomas/signos clínicos o radiológicos.

En este mismo apartado, el facultativo debe señalar "factores de riesgo y enfermedad de base" entre la diabetes, enfermedad cardiovascular, enfermedad hepática crónica, enfermedad pulmonar crónica, enfermedad renal crónica, enfermedad neurológica o neuromuscular crónica, inmunideficiencia (incluyendo el VIH), embarazo, post-parto, además de "otras".

En el capítulo de información epidemiológica figuran preguntas sobre si el afectado ha viajado, y más concretamente a la provincia china de Hubei.

Los viajes del virus

Si el enfermo se encuentra grave, o su estado en casa empeora hasta el punto de que hay que hospitalizarlo, el documento recién actualizado por Sanidad da instrucciones muy concretas. El paciente deberá ir en "una ambulancia con la cabina del conductor físicamente separada del área de transporte del paciente". Además, el procedimiento establece que "el personal que intervenga en el transporte deberá ser informado previamente y deberá utilizar equipo de protección individual adecuado. Una vez finalizado el transporte se procederá a la desinfección del vehículo y a la gestión de los residuos producidos".

Sanidad prevé también en su procedimiento unas condiciones mínimas para los enfermos que pasen la afección por coronavirus en sus casas: "En los casos probables y confirmados en los que la situación clínica no haga necesario su ingreso hospitalario, podrá valorarse su asistencia y aislamiento domiciliario, valorando tanto criterios clínicos como las circunstancias del entorno sanitario y social", dice el informe del ministerio.

El procedimiento manda además: "Se debe garantizar que las condiciones de la vivienda posibilitan el aislamiento del paciente en una estancia bien ventilada y el uso de un baño propio si es posible, que el paciente está plenamente disponible para las evaluaciones médicas que sean necesarias y que tanto el paciente como sus convivientes son capaces de aplicar de forma correcta y consistente las medidas básicas de higiene, prevención y control de la infección".

Carga peligrosa

Las "instrucciones para el transporte de muestras" ocupan una parte importante del manual, especialmente las referidas al embalaje de fluidos humanos y la protección del personal de laboratorios, de importancia crítica en el despliegue sanitario.

En el primer caso, Sanidad ordena la norma UN3373 de embalaje de sustancias peligrosas. De hecho, los paquetes de muestras llevan una etiqueta romboidal con esas letras y números.

Básicamente, la UN3373 establece que una muestra peligrosa se guarde en un triple envase "robusto y que soporte golpes y cargas habituales del transporte, incluyendo el trasbordo entre vehículos", dice el documento de Sanidad. Ese triple envase será estanco en los dos primeros recipientes y rígido en el caso del embalaje exterior.

Entre otros detalles, Sanidad no exige que las muestras biológicas de coronavirus se lleven en vehículos especiales, pero sí ordena que el vehículo que transporte muestras para su análisis al Centro Nacional de Microbiología u otros laboratorios tenga "un sistema de anclaje que impida el movimiento del paquete y posibles golpes". Además, "el personal del vehículo de transporte alternativo debe recibir información de lo que va a transportar, conocer los riesgos y comprometerse a informar en caso de incidentes".

El nombre del mal

Antes de desgranar las órdenes del procedimiento, el manual de Sanidad pone al día las consideraciones previas sobre la enfermedad, entre ellas distinguiendo el nombre del virus del del mal que provoca: "El virus ha sido denominado como SARS-CoV-2 y la enfermedad se denomina COVID-19", establece el ministerio.

En base a la información internacional disponible, Sanidad sigue entendiendo que "el periodo de incubación medio es de 5-6 días, con un rango de 1 a 14 días –dice su procedimiento-. Según la información proporcionada por la misión de la OMS en China, con 55.924 casos confirmados a 20.02.2020, la mediana de edad fue de 51 años (rango 2 días a 100 años) con una mayoría de casos (77,8%) entre 30 y 69 años. El 51% de estos casos fueron varones. Los síntomas de la enfermedad en más de un 80% son leves (fiebre, tos, expectoración, malestar general), mientras que aproximadamente el 20% pueden tener manifestaciones clínicas más graves (neumonía y complicaciones clínicas) que requieran ingreso hospitalario".

Contra lo que viene sosteniendo la cultura popular generada en torno a la epidemia, no hay datos exactos de supervivencia del virus en distintos materiales, según el procedimiento del CCAES: "Actualmente se desconoce el tiempo de supervivencia de SARS-CoV-2 en el medio ambiente. Los coronavirus humanos se inactivan de forma eficiente en presencia de etanol al 95% o de hipoclorito sódico en concentraciones superiores al 0.1%.", dice su informe.

El manual termina su introducción indicando que no hay novedad significativa en la búsqueda de un remedio para el coronavirus: "Actualmente no existe un tratamiento específico frente al SARS-CoV-2. Se están realizando ensayos con múltiples fármacos como la combinación de inhibidores de la proteasa (lopinavir/ritonavir) con o sin interferón ?, o tratamiento con un inhibidor de la ARN polimerasa (remdesivir)".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Magazine