Los últimos meses del año son los que más interés generan en todo lo que tiene que ver con las dietas para perder peso. Por eso es interesante saber qué alimentos puedes consumir a diario (o cuáles son aquellos que puedes utilizar para sustituir otros más grasientos). La clave es siempre la misma. Tienes que buscar cosas que sean saludables. De nada sirve que pierdas mucho peso con productos más o menos "milagrosos" (o con bebidas artificiales) si luego vas a ganar en unos días todo el peso que perdiste en unas semanas. Por eso te aconsejamos que pruebes sobre todo productos naturales. Basar tu dieta en "comida real" va a hacer que pierdas más peso pero también que estés más sano.

Dentro de esos "productos naturales" puedes incluir todo tipo de cosas. En este artículo te contábamos, por ejemplo, las especias por las que podías sustituir el azúcar. No un secreto que es necesario dejar de meterle azúcar a todo: ya consumimos bastante como para encima "engordar" la lista de productos azucarados. Pero estos sustitutivos no son los únicos que puedes aplicar a tu dieta diaria.

El nutricionista Miquel Girones, uno de los más seguidos en redes sociales, recomendaba hace días en su cuenta de Instagram otro alimento al que cada vez se suman más nutricionistas y que es muy bueno para la salud: se trata de la calabaza. Es un producto natural como pocos, barato (un kilo cunde muchísimo y puedes encontrarlo a un euro o menos en el supermercado), que hay durante casi todo el año y que te sirve para comer de múltiples formas.

Dicen quienes comen habitualmente calabaza que es apropiada tanto en verano como en invierno. En la época más fría conviene tomarlo en caldos mientras que en épocas de calor la puedes comer en ensalada o simplemente cocida con un poco de aceite. Esto nos sirve para recordarte que todos los días puedes encontrar en grupos presentes en redes sociales como Facebook recetas de "real food" que te pueden ayudar a cambiar tu alimentación.

Todo este tipo de dietas tiene una desventaja: no vas a ver los resultados de forma inmediata pero sí a medio plazo. Esa es la clave: ir adelgazando poco a poco pero de forma muy segura porque así lograrás acabar el año con menos kilos y con una salud de hierro. Lo notarás en tus análisis y en tu sentimiento del día a día