El doctor. Enrique Caso, Director Biomédico de Biow, CEO y Director Científico de myOMICS, se encuentra al frente de Biow, un dispositivo de bioingeniería con aplicaciones biomédicas, fruto del Proyecto de Investigación Biomédica Phoenix, que ha sido desarrollado en colaboración con la doctora Ana Coto, líder del grupo cROS, del Instituto de Investigación Sanitaria del Principado de Asturias (ISPA). Biow se ha popularizado entre la élite deportiva a nivel mundial por sus beneficios sobre el rendimiento y la recuperación de lesiones, pero el fin real de este desarrollo asturiano es mucho más ambicioso, ya que está centrado en mejorar la salud de las personas en todo el mundo.

-La primera pregunta es muy obvia. ¿Qué es exactamente Biow?

-Biow es un dispositivo que genera entornos regenerativos, esto es lo mismo que decir que promueve la regeneración celular. Biow proporciona a las células un entorno de trabajo óptimo que favorece su funcionalidad, eliminando el efecto de las nanopartículas sobre la matriz extracelular, generando impacto positivo sobre el exposoma humano, del que todos oiremos hablar mucho en breve, ya que se encuentra dentro de las prioridades sanitarias de la Comisión Europea. 

-¿Cómo definiría el exposoma, en pocas palabras?

-Debemos entender que cada uno de nosotros somos algo más que genes. Biow ante el reto de descifrar los efectos de la nube del exposoma humano, trabaja en detectar la respuesta que produce en nuestro organismo. Esto es, el conjunto de exposiciones, que afectan al ser humano y se relacionan con nuestro entorno y estilo de vida, como por ejemplo el medio ambiente, nuestras relaciones sociales, el estrés, etc. Cada uno tiene su propio exposoma. Nadie reacciona igual que otra persona ante una misma situación de nanotoxicidad. El exposoma influye en nuestra salud y enfermedad a lo largo de nuestra vida.

-¿Estamos hablando por ejemplo de la contaminación que respiramos?

-Y mucho más. Influyen todos los factores internos y externos a nuestro exposoma, como pueden ser los factores no genéticos, metabólicos y externos como el entorno urbano, el clima, el estrés, la alimentación, la actividad física... y a esto debemos añadir nuestra respuesta biológica a dichas exposiciones.

-¿Y entonces, qué es lo que hace Biow?

-El desafío de Biow es crear un exposoma externo e interno libre de esa nanotoxicidad de la que antes hablaba para promover la regeneración celular. En la actualidad existe una amplia evidencia científica que demuestra que nuestros tejidos corporales se ven sometidos a nanotoxicidad, dificultando el proceso de producción de energía celular, lo que afecta negativamente a nuestro organismo. Pues bien, los estudios clínicos desarrollados por el Grupo de investigación de Respuesta Celular al Estrés Oxidativo (cROS) y liderado por la doctora Ana Coto Montes del ISPA, son la evidencia científica de que Biow es capaz de potenciar y restaurar los procesos de producción y generación de energía a nivel mitocondrial, reducir la formación de radicales libres y favorecer la formación de proteínas, lo que repercute positivamente en múltiples beneficios para el organismo. Es decir, Biow aumenta nuestra energía, reduce el estrés oxidativo con efecto antioxidante favoreciendo la regeneración celular.

-¿Cuáles son los beneficios más visibles o perceptibles de dormir con Biow?

-Este estudio nos ha permitido comprender cómo Biow consigue optimizar la funcionalidad de todas nuestras células, incluidas las células madre, cuyo papel fundamental es el de regenerar y reparar nuestro organismo para que pueda funcionar adecuadamente durante más tiempo. Biow promueve una investigación e innovación responsable basándonos en la experiencia de los usuarios que son los que afirman que duermen mejor desde que lo utilizan; otros que roncan menos; personas asmáticas y alérgicas aseguran que han mejorado su sintomatología... Los beneficios son muchos y variados para cada usuario.

-¿Cuánto tarda en percibirse el efecto de Biow?

-Tenemos evidencia científica de que a partir del vigesimoquinto día los marcadores que se relacionan con la energía mitocondrial y el estrés oxidativo mejoraban sensiblemente, pero somos conscientes de que esta actividad se inicia en los primeros días del uso de Biow por tanto en cuanto la actividad del metabolismo de los aminoácidos y de las mitocondrias responde a corto plazo frente a estímulos externos.

-¿Cómo funciona exactamente Biow?

-En la compañía contamos con técnicos expertos que podrían explicar con más detalle el funcionamiento de Biow, pero puedo decirle que se trata de un dispositivo capaz de modificar el exposoma personal interno de cada uno de nosotros, de manera continuada y automática, mediante una tecnología patentada de diez pasos, con la que se consigue promover la regeneración de las funciones celulares.

-¿Biow debería instalarse en el salón, en la oficina...?

-Consideramos que la mejor ubicación es el dormitorio, pues es donde pasamos un tercio de nuestro día y por tanto de nuestra vida. Además, va a permitirnos disfrutar de un sueño reparador, nunca mejor dicho.

-¿Biow es eficaz contra el coronavirus?

-El sistema patentado Wide Spectrum Nano10 de Biow ha demostrado eliminar el 99,99% de las nanopartículas presentes en el aire, incluidos los virus y por supuesto el COVID-19, como lo demuestran los estudios realizados en colaboración con la Clínica Universidad de Navarra.

-¿Cuál es el próximo objetivo que se marcan en Biow?

-Hasta ahora hemos analizado la actividad mitocondrial y metabólica de nuestras células, midiendo la cadena respiratoria productora de energía y determinados aminoácidos que son las piezas que forman nuestras proteínas. El laboratorio de la doctora Ana Coto ha detectado un incremento de la producción energética de la mitocondria mediante técnicas moleculares, y una reducción del desgaste celular con efectos antioxidantes para nuestro organismo. Hemos observado también un aumento de indicadores metabólicos implicados en la formación de aminoácidos necesarios para la síntesis de proteínas, como es el caso de la metionina, cisteína, carnitina, taurina, lecitina, y, concretamente, el glutatión, que se ha considerado como el superhéroe de los antioxidantes endógenos no enzimáticos y gran protector de las células. Esto efectos tienen carácter transversal afectando a todas las células del organismo, y con ello favorecen funciones neuromoduladoras que, de forma natural, disminuyen con el envejecimiento y en determinados estados de enfermedad como el Alzhéimer, Parkinson, arterioesclerosis, daño coronario y cataratas, entre otros. Por todo ello, nuestras próximas líneas de investigación se dirigen a valorar el efecto de Biow como modificador del exposoma a través de la piel, aparato digestivo estudiando en ambos casos la microbiota o conjunto de microorganismos compañeros de viaje a lo largo de nuestra vida.

Más información:

https://www.biow.es/regeneration-and-life/