Comer sano no es sinónimo de pasar hambre. Basta con encontrar alimentos saludables que sustituyan a otros más calóricos en picoteos y cenas, las comidas más conflictivas en dietas de adelgazamiento. El aperitivo perfecto para no ganar peso son los pepinillos. Además de no tener nada de grasa, tiene un efecto probiótico por lo que mejor la salud intestinal. (El alimento para mantener más tiempo el bronceado).

El pepinillo es rico en nutrientes y no engorda. No contiene grasa, apenas tiene proteínas y además aporta mucha agua, el 95% de su composición. Tiene 20 calorías por cada 100 gramos. Pero hay más: tiene fibra, minerales, vitamina A, C y del grupo B. Además. Tiene un efecto probiótico mejora la salud del intestino.

Para los diabéticos también es una buena opción. No genera picos de glucosa en sangre gracias a que apenas tiene hidratos de carbono. (Un refresco para reducir el hinchazón de barriga).

El tentempié saludable

La mejor alternativa para picar entre horas son los encurtidos, tales como pepinillos o cebolletas, según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.

El alto contenido en agua de los pepinillos hidrata y ayuda a conseguir una sensación de saciedad. Además, su alto contenido en sodio intensifica la sed por lo que “obliga” a beber más agua.

A todas sus bondades nutricionales hay que añadir que se trata de un alimento asequible y de fácil conservación por lo que es muy socorrido tenerlo siempre en casa. Un truco a la hora de comprarlo: fijarse en el etiquetado y comprobar que solo tiene pepinillos, vinagre y sal.

Ideas para comerlo

Como aperitivo combina muy bien con otros encurtidos, pero también se puede incorporar en la comidas.

Por ejemplo, funciona muy bien como entrante en una tosta con salmón ahumado.

Otra opción es picarlos en una ensaladilla o incluso en el interior de un sándwich vegetal o una hamburguesa casera.