Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día mundial de la voz

Los secretos de las cuerdas vocales: vibran hasta 200 veces por segundo

“Las mascarillas y la distancia social obligan a forzar más la voz”, advierte el otorrino del HUCA Faustino Núñez

Faustino Núñez Batalla.

Faustino Núñez Batalla. Miki López

La voz forma parte del interminable elenco de perjudicados por la pandemia de covid-19. “Las mascarillas y la distancia social afectan a la voz por tener que producirla con un mayor esfuerzo vocal, ya que las mascarillas actúan como filtro y atenúan la sonoridad de la palabra”, explica Faustino Núñez Batalla, otorrinolaringólogo del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y profesor asociado de la Universidad de Oviedo. Por otra parte, la infección por coronavirus “provoca alteraciones vocales frecuentes por la inflamación y por la tos repetitiva con la que cursa”. Estas alteraciones “suelen ser leves”, puntualiza el especialista asturiano.

Otro factor de incidencia del covid sobre las cuerdas vocales se deriva de la intubación de los enfermos graves. La aplicación de aparatos de ventilación mecánica “afecta con mucha frecuencia a la voz”, hasta el punto de que presentan una disfonía significativa hasta un 53 por ciento de los pacientes. “Esta alteración de la voz suele mejorar y desaparecer espontáneamente al cabo de unas semanas o meses”, subraya el doctor Núñez.

Con motivo de la celebración, hoy, del Día Mundial de la Voz, resulta procedente evaluar los avances registrados en este campo en los últimos tiempos. En lo que concierne al tratamiento, Faustino Núñez hace hincapié en que, recientemente, “se han diseñado instrumentos quirúrgicos que permiten a los cirujanos acceder con más facilidad a las cuerdas vocales del paciente cuando se le opera con anestesia general”. Igualmente se han diseñado microinstrumentos de gran precisión “que nos permiten ser muy delicados y minuciosos en la manipulación de los frágiles tejidos de las cuerdas vocales”. El resultado es una actuación “más prudente y limitada sobre las cuerdas vocales con el fin de mejorar o modificar la emisión de la voz”.

Otro avance relevante se centra el diagnóstico. En concreto, se ha logrado una mejora sustantiva en las pruebas de detección “mediante excelentes imágenes de la vibración de las cuerdas vocales”. El estroboscopio es un equipo que se basa en iluminar las cuerdas vocales con una luz que destella según la vibración de las cuerdas vocales y que permite ver el movimiento a cámara lenta. Mediante los estroboscopios actuales, con más iluminación y con digitalización de la señal se consiguen unas imágenes excelentes que ayudan mucho al diagnóstico. “La estroboscopia consiste en ver la vibración de las cuerdas vocales como si se movieran a cámara lenta, cuando, en realidad, vibran entre 100 y 200 veces por segundo”, precisa Faustino Núñez.

¿Qué alcance social tienen los problemas de la voz? Se estima que alrededor del 5 por ciento de la población sufre algún trastorno de la voz que requiere de atención por parte del médico otorrinolaringólogo. Atención a un colectivo profesional muy sensible: en España, el 22,5 por ciento de los profesores de colegio presentan alteraciones de la voz. Se trata de la segunda causa más frecuente de baja laboral en este grupo profesional.

La mayor prevalencia de los problemas vocales se concentra en la franja de 25 a 45 años. En la mayoría de los casos, el origen se sitúa en un mal uso y abuso vocal (esfuerzo vocal). “La patología benigna más frecuente de las cuerdas vocales son los nódulos, que representan entre el 17 por ciento y el 24 por ciento de los casos”, indica el doctor Núñez. Esta afección predomina en mujeres entre la segunda y la quinta décadas de la vida. Como norma general, las mujeres sufren más trastornos de la voz que los hombres, y la disfonía funcional es el trastorno más frecuente en ellas.

En la infancia, las estadísticas muestran que entre el 30 por ciento y el 40 por ciento de la población infantil en edad escolar presenta disfonía. Al contrario que en el adulto, antes de la pubertad la disfonía es más frecuente en los niños que en las niñas. La patología más frecuente en ellos son los nódulos (50-80 por ciento de las disfonías).

Compartir el artículo

stats