Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El innovador método contra la escoliosis que prepara el HUCA: corsés de vanguardia para enderezar la columna

El servicio de Rehabilitación del HUCA quiere incorporar la impresión 3D al tratamiento de esta dlencia: “Ahora conseguimos una mejor tolerancia y adaptación de los elementos”, destaca el doctor José Antonio Fidalgo

Corsés de vanguardia para enderezar la columna VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Irma Collín

La escoliosis idiopática es una afectación tridimensional de la columna vertebral que se suele diagnosticar entre los 12 y los 13 años, coincidiendo con los cambios ligados al desarrollo puberal. Más habitual entre las niñas, esta curvatura anómala no se acompaña de dolor, por lo que la detección inicial puede determinarse al observar asimetrías en la espalda (en la escápula o en el pliegue de la cintura).

De todas las escoliosis diagnosticadas en la adolescencia, alrededor del 85 por ciento son idiopáticas, es decir, se desconoce su causa. Su origen es multifactorial, aunque los factores que más influyen son los genéticos. La prevalencia oscila entre el 1,5 y el 3 por ciento de la población,

El servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) es de los pocos de España en los que se realiza la valoración de todo el proceso asistencial y, en breve, el centro asturiano podría empezar a funcionar oficialmente como unidad de referencia regional.

Hoy por hoy, el mejor tratamiento que existe para frenar la evolución de la curva en la columna vertebral es un corsé, que el paciente debe llevar a tiempo completo (20-22 horas al día). “También se prescribe ejercicio específico desarrollado de un modo excepcional por los compañeros fisioterapeutas del servicio”, detalla José Antonio Fidalgo, jefe de la sección de infantil y prótesis del servicio de Rehabilitación del HUCA: “Tenemos aproximadamente un 5 por ciento de casos que no responden a este tratamiento y que necesitan una cirugía que consiste en fijar la columna para que la escoliosis no avance. Una intervención para la que contamos con un servicio de cirugía ortopédica y traumatología puntero en esta técnica”.

El equipo de José Antonio Fidalgo ha diseñado un dispositivo innovador para la confección de corsés. Surgió a base de introducir modificaciones en la mesa de Abbot-Cotrel que se empleaba desde los años 70 para la creación de dispositivos de yeso. “La gran ventaja del HUCA es la trayectoria que hay en este tipo de tratamientos. En otros centros el corsé se prescribe con la receta correspondiente de acuerdo con el Catálogo de Material Ortoprotésico”.

José Antonio Fidalgo llegó a la Unidad de Escoliosis hace algo más de una década. En los primeros años continuó con el método que habían seguido sus antecesores, de quienes destaca la formación recibida: “Se colocaban corsés cerrados, había dificultades de adaptación entre los pacientes y los resultados no eran los esperados. Nos fijamos en los sitios más punteros y empezamos a trabajar para introducir cambios con los recursos propios”.

Los cambios en la “vieja” mesa de Abbot- Cotrel dieron lugar a un nuevo dispositivo con mecanismos regulables que permiten una mejor tolerancia por el paciente, “Ahora conseguimos mejorar la posición, las fuerzas aplicadas para reducir la curva y, en consecuencia, los resultados obtenidos. Esto marca la diferencia respecto a los sistemas tradicionales o al escaneo corporal directo”, indica el especialista del HUCA.

La nueva mesa diseñada en Asturias es única en el mundo y está registrada como modelo de utilidad. El procedimiento de fabricación del corsé, está registrado como patente.

Uno de nuestros puntos fuertes es que en la actualidad somos el único hospital del país que tiene integrado en el Servicio un taller con Técnicos Ortopédicos. Su papel es fundamental a la hora de abordar el tratamiento de manera multidisciplinar”.

Los siguientes pasos se encaminan a aprovechar e integrar técnicas como el escaneo corporal y la impresión 3D para mejorar el acabado del producto. “Los pacientes tienen que llevar puesto el corsé muchas horas. Llevamos tres décadas usando fibra de vidrio y creemos que se puede mejorar aprovechando recursos y tecnología asturiana. Tenemos una oportunidad muy buena porque la Consejería de Ciencia promueve el desarrollo tecnológico en el ámbito sanitario y contamos con el apoyo de la gerencia del HUCA, de la FINBA y del ISPA”. “Poco a poco se va instaurando la cultura de la innovación, algo primordial en el ámbito sanitario y en nuestro día a día”. Incluso se abre una vía en la adaptación de corsés para la población adulta, en quienes el punto de partida de la curva es lumbar y sí causa dolor. “El año pasado hicimos uno a una paciente adulta con escoliosis lumbar que le provocaba dolor en posturas mantenidas en su trabajo y el resultado fue satisfactorio”.

El objetivo se centra en conseguir la mejor herramienta e introducir mejoras en la mesa en la que se hacen los moldes. “Nos gustaría poder añadirle sensores para dotar el proceso de un mayor rigor científico”, asevera José Antonio Fidalgo. Y añade: “Estamos preparados para asumir el reto que se nos pone por delante, trabajando en equipo para seguir mejorando. Nuestro objetivo es dar una atención de calidad, centrada en proporcionar mejoras en la salud de nuestros pacientes. Por eso estamos muy ilusionados”.

Compartir el artículo

stats