Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Decálogo para hacer frente al tecnoestrés

decálogo estrés

Pexels

¿QUÉ ES EL TECNOESTRÉS?

Estado psicológico negativo causado por una incapacidad para hacer frente a las nuevas tecnologías de manera sana

LOS SÍNTOMAS MÁS FRECUENTES

Problemas de sueño, tensión y agobio

Sensación de estar poco feliz o incluso deprimido

Menos concentración e incapacidad de buscar soluciones

LAS VARIANTES

TECNOINSEGURIDAD

Se relaciona con el temor a perder el trabajo. Incluye la sensación de inseguridad a la que se enfrentan las personas cuando sienten que otros pueden saber más que ellos sobre las nuevas tecnologías, generando una sensación de inseguridad laboral.

TECNOINTRUSIÓN

Está relacionado con el uso de redes sociales, nuevas tecnologías y/o dispositivos móviles, que tienen una capacidad de conectividad continua, expandiendo sus horas de trabajo normales y sacrificando su vida personal al verse invadidos por las TIC.

TECNOSOBRECARGA

Se define como el exceso de información. Puede llevar a tomar decisiones erróneas, a sufrir dificultades de memoria y a reducir la capacidad de atención. Se relaciona con la “fatiga informativa” (Internet, correo electrónico, teléfonos inteligentes, tablets, redes sociales).

TECNOCOMPLEJIDAD

Hace referencia a las capacidades técnicas y de terminología asociada a las TIC. Hay personas que sienten que no son lo suficientemente hábiles con las tecnologías.

TECNOINCERTIDUMBRE

Hace referencia a los constantes cambios y actualizaciones de software y hardware de los dispositivos tecnológicos, que pueden generar estrés en los empleados.

¿QUÉ ES EL TECNOESTRÉS?

Estado psicológico negativo causado por una

incapacidad para hacer frente a las nuevas

tecnologías de manera sana

LOS SÍNTOMAS MÁS FRECUENTES

Problemas de sueño, tensión y agobio

Sensación de estar poco feliz o incluso deprimido

Menos concentración e incapacidad de buscar soluciones

LAS VARIANTES

TECNOINSEGURIDAD

Se relaciona con el temor a perder el trabajo. Incluye la sensación de inseguridad a la que se enfrentan las personas cuando sienten que otros pueden saber más que ellos sobre las nuevas tecnologías, generando una sensación de inseguridad laboral.

TECNOSOBRECARGA

Se define como el exceso de información. Puede llevar a tomar decisiones erróneas, a sufrir dificultades de memoria y a reducir la capacidad de atención. Se relaciona con la “fatiga informativa” (Internet, correo electrónico, teléfonos inteligentes, tablets, redes sociales).

TECNOINCERTIDUMBRE

Hace referencia a los constantes cambios y actualizaciones de software y hardware de los dispositivos tecnológicos, que pueden generar estrés en los empleados.

TECNOINTRUSIÓN

Está relacionado con el uso de redes sociales, nuevas tecnologías y/o dispositivos móviles, que tienen una capacidad de conectividad continua, expandiendo sus horas de trabajo normales y sacrificando su vida personal al verse invadidos por las TIC.

TECNOCOMPLEJIDAD

Hace referencia a las capacidades técnicas y de terminología asociada a las TIC. Hay personas que sienten que no son lo suficientemente hábiles con las tecnologías.

DECÁLOGO PARA HACER FRENTE AL TECNOESTRÉS

2

1

Organiza bien tu jornada laboral. Planifica tu agenda del día, sin sobrecargarla de actividades y gestionando los imprevistos con flexibilidad. En caso de falta de tiempo, selecciona las tareas más importantes según las prioridades y, si es posible, delega. Aprende a decir no o, en la medida de lo posible, a pedir más recursos.

No te lleves el trabajo a casa. Desconecta en todos los sentidos: no te mantengas pendiente del móvil o el portátil. Tampoco permitas que las conversaciones se centren en los asuntos pendientes o posibles problemas. Tras la jornada laboral o durante el fin de semana, intenta cuidar y disfrutar de tu ocio y de tus relaciones personales y familiares. Si puedes hacerlo, desconecta el teléfono o déjalo aparcado durante tu tiempo de ocio.

4

3

La inmediatez no siempre te afecta.

Es importante distinguir lo urgente de lo importante: si ese correo puede o no esperar a mañana sin afectar tu trabajo. Asegúrate de que existe una delegación clara para los asuntos urgentes cuando estás en tus horas de ocio, vacaciones o fines de semana.

Separa tu vida laboral de la personal, también en las tecnologías. Emplea líneas de teléfono o incluso aparatos diferentes para ambas facetas de tu vida. Fuera de tu jornada laboral, apaga el móvil de trabajo y no envíes correos laborales a compañeros. Si solo usas un teléfono, desconecta la cuenta o sus notificaciones, al menos en tu tiempo libre.

5

6

Fórmate, si es necesario. Si sientes que no estás preparado para manejar determinadas tecnologías, valora inscribirte en cursos que te capaciten para ello o pide ayuda a quien sí las domine. Así harás que la herramienta trabaje para ti, ganarás confianza y reducirás el nivel de ansiedad, además de saber cómo activar funciones que te ayudarán a desconectar, como la de “No molestar” para móvil o “Leer o enviar más tarde” para emails.

Aprende técnicas de autocontrol. Practicar de manera regular actividades

como relajación, meditación

o mindfulness te ayudará a neutralizar la activación fisiológica del organismo que produce el estrés y te proporcionará un mayor control de los pensamientos y de las emociones.

7

8

Cuida tu dieta. Sigue una dieta saludable, variada y equilibrada, que incluya frutas y verduras. Mantén horarios regulares y tómate siempre tu tiempo para comer con calma. Además, evita las bebidas con cafeína o alcohol o, si las consumes, hazlo con moderación.

Haz deporte de manera regular. El ejercicio físico reduce la intensidad del estrés y ayuda a que los episodios duren menos, además de fomentar una sensación de bienestar, siempre que no se haga por obligación. La mayoría de los expertos recomiendan dos horas y media de actividad aeróbica a la semana como correr, montar en bicicleta o nadar, siempre en función de tus capacidades y gustos.

9

10

Respeta las horas de sueño. Afrontarás mejor cualquier conflicto o situación compleja en tu día a día laboral. Trata de ir a dormir siempre a la misma hora y descansa, como mínimo, siete u ocho horas cada noche.

Recurre a ayuda profesional si es necesario.

Si, tras aplicar las anteriores medidas, sigues sin ser capaz de manejar el estrés, recurre a la ayuda profesional.

DECÁLOGO PARA HACER

FRENTE AL TECNOESTRÉS

1

Organiza bien tu jornada laboral. Planifica tu agenda del día, sin sobrecargarla de actividades y gestionando los imprevistos con flexibilidad. En caso de falta de tiempo, selecciona las tareas más importantes según las prioridades y, si es posible, delega. Aprende a decir no o, en la medida de lo posible, a pedir más recursos.

2

No te lleves el trabajo a casa. Desconecta en todos los sentidos: no te mantengas pendiente del móvil o el portátil. Tampoco permitas que las conversaciones se centren en los asuntos pendientes o posibles problemas. Tras la jornada laboral o durante el fin de semana, intenta cuidar y disfrutar de tu ocio y de tus relaciones personales y familiares. Si puedes hacerlo, desconecta el teléfono o déjalo aparcado durante tu tiempo de ocio.

3

Separa tu vida laboral de la personal, también en las tecnologías. Emplea líneas de teléfono o incluso aparatos diferentes para ambas facetas de tu vida. Fuera de tu jornada laboral, apaga el móvil de trabajo y no envíes correos laborales a compañeros. Si solo usas un teléfono, desconecta la cuenta o sus notificaciones, al menos en tu tiempo libre.

4

La inmediatez no siempre te afecta.

Es importante distinguir lo urgente de lo importante: si ese correo puede o no esperar a mañana sin afectar tu trabajo. Asegúrate de que existe una delegación clara para los asuntos urgentes cuando estás en tus horas de ocio, vacaciones o fines de semana.

5

Fórmate, si es necesario. Si sientes que no estás preparado para manejar determinadas tecnologías, valora inscribirte en cursos que te capaciten para ello o pide ayuda a quien sí las domine. Así harás que la herramienta trabaje para ti, ganarás confianza y reducirás el nivel de ansiedad, además de saber cómo activar funciones que te ayudarán a desconectar, como la de “No molestar” para móvil o “Leer o enviar más tarde” para emails.

6

Aprende técnicas de autocontrol. Practicar de manera regular actividades

como relajación, meditación

o mindfulness te ayudará a neutralizar la activación fisiológica del organismo que produce el estrés y te proporcionará un mayor control de los pensamientos y de las emociones.

7

Cuida tu dieta. Sigue una dieta saludable, variada y equilibrada, que incluya frutas y verduras. Mantén horarios regulares y tómate siempre tu tiempo para comer con calma. Además, evita las bebidas con cafeína o alcohol o, si las consumes, hazlo con moderación.

8

Haz deporte de manera regular. El ejercicio físico reduce la intensidad del estrés y ayuda a que los episodios duren menos, además de fomentar una sensación de bienestar, siempre que no se haga por obligación. La mayoría de los expertos recomiendan dos horas y media de actividad aeróbica a la semana como correr, montar en bicicleta o nadar, siempre en función de tus capacidades y gustos.

9

Respeta las horas de sueño. Afrontarás mejor cualquier conflicto o situación compleja en tu día a día laboral. Trata de ir a dormir siempre a la misma hora y descansa, como mínimo, siete u ocho horas cada noche.

10

Recurre a ayuda profesional si es necesario.

Si, tras aplicar las anteriores medidas, sigues sin ser capaz de manejar el estrés, recurre a la ayuda profesional.

DECÁLOGO PARA HACER FRENTE AL TECNOESTRÉS

2

1

Organiza bien tu jornada laboral. Planifica tu agenda del día, sin sobrecargarla de actividades y gestionando los imprevistos con flexibilidad. En caso de falta de tiempo, selecciona las tareas más importantes según las prioridades y, si es posible, delega. Aprende a decir no o, en la medida de lo posible, a pedir más recursos.

No te lleves el trabajo a casa. Desconecta en todos los sentidos: no te mantengas pendiente del móvil o el portátil. Tampoco permitas que las conversaciones se centren en los asuntos pendientes o posibles problemas. Tras la jornada laboral o durante el fin de semana, intenta cuidar y disfrutar de tu ocio y de tus relaciones personales y familiares. Si puedes hacerlo, desconecta el teléfono o déjalo aparcado durante tu tiempo de ocio.

4

3

La inmediatez no siempre te afecta.

Es importante distinguir lo urgente de lo importante: si ese correo puede o no esperar a mañana sin afectar tu trabajo. Asegúrate de que existe una delegación clara para los asuntos urgentes cuando estás en tus horas de ocio, vacaciones o fines de semana.

Separa tu vida laboral de la personal, también en las tecnologías. Emplea líneas de teléfono o incluso aparatos diferentes para ambas facetas de tu vida. Fuera de tu jornada laboral, apaga el móvil de trabajo y no envíes correos laborales a compañeros. Si solo usas un teléfono, desconecta la cuenta o sus notificaciones, al menos en tu tiempo libre.

5

6

Fórmate, si es necesario. Si sientes que no estás preparado para manejar determinadas tecnologías, valora inscribirte en cursos que te capaciten para ello o pide ayuda a quien sí las domine. Así harás que la herramienta trabaje para ti, ganarás confianza y reducirás el nivel de ansiedad, además de saber cómo activar funciones que te ayudarán a desconectar, como la de “No molestar” para móvil o “Leer o enviar más tarde” para emails.

Aprende técnicas de autocontrol. Practicar de manera regular actividades

como relajación, meditación

o mindfulness te ayudará a neutralizar la activación fisiológica del organismo que produce el estrés y te proporcionará un mayor control de los pensamientos y de las emociones.

7

8

Cuida tu dieta. Sigue una dieta saludable, variada y equilibrada, que incluya frutas y verduras. Mantén horarios regulares y tómate siempre tu tiempo para comer con calma. Además, evita las bebidas con cafeína o alcohol o, si las consumes, hazlo con moderación.

Haz deporte de manera regular. El ejercicio físico reduce la intensidad del estrés y ayuda a que los episodios duren menos, además de fomentar una sensación de bienestar, siempre que no se haga por obligación. La mayoría de los expertos recomiendan dos horas y media de actividad aeróbica a la semana como correr, montar en bicicleta o nadar, siempre en función de tus capacidades y gustos.

9

10

Respeta las horas de sueño. Afrontarás mejor cualquier conflicto o situación compleja en tu día a día laboral. Trata de ir a dormir siempre a la misma hora y descansa, como mínimo, siete u ocho horas cada noche.

Recurre a ayuda profesional si es necesario.

Si, tras aplicar las anteriores medidas, sigues sin ser capaz de manejar el estrés, recurre a la ayuda profesional.

Compartir el artículo

stats