Termina el verano y llega el otoño, la rutina y la hora de hacer balance de unos meses de excesos y descanso en los que no se ha cuidado tanto la alimentación como se debería. Esta estación es una época ideal para comenzar un plan saludable de adelgazamiento y logar reducir esos kilos de más y, (lo más importante) estar sanos. Lo primero que hay que tener claro es que no existen las denominadas “dietas milagros” y que bajar peso va ligado a la paciencia y a ser constantes con los objetivos que nos hemos planteado (en esta información te mostramos las tres claves que tienes que seguir para perder grasa de forma efectiva).

Lo mejor para empezar es establecer una rutina tanto alimenticia como física. Si no dispones de libre suficiente para poder realizar ejercicio en el exterior o consideras que es demasiado pronto para apuntarte a un gimnasio, existen otras maneras de pode realizar ejercicio sin salir de casa (en esta información te mostrábamos una tabla de ejercicio que no te llevará más de 28 minutos y que puedes realizar en el salón de tu casa). En cuanto a la comida, lo primero que tienes que hacer es desterrar de tu dieta un único producto: el azúcar. Adelgazar no es sinónimo de comer solo ensalada. Existen múltiples opciones sanas y nutritivas que además de ayudarte, te saciarán (en esta información te mostramos nueve alimentos bajos en calorías ideales para bajar esos kilos de más).

La pregunta es: ¿y cuánta cantidad debo comer? Desde Proviotico ofrecen un sencillo truco que te ayudará a la hora de medir la cantidad de alimentos que tomas.

Como explican desde su post “no existe una cantidad exacta de comida (calorías) para todo el mundo. Esto varía en cada persona en función del sexo, peso, edad, nivel de actividad física o si presenta alguna patología”.

Una porción de carbohidratos de lo que quepa en el puño cerrado. Estos alimentos son quinoa, arroz integral, pasta integral.

Con las dos palmas juntas puedes medir la cantidad apta de verduras para ingerir. Lo recomendable es 50 por ciento crudo y una 50 por ciento vapor o cocido.

Lo que cabe en la palma de la mano ahuecada nos ayuda a tener en cuenta la cantidad optima de frutos secos que podemos tomar (lo recomendable son unos 30 gramos). Con este alimento no solo perderás peso y tendrás un buen complemento “entre horas” sino que también te ayudará a quemar grasa.

Con la plama de tu mano extendida puedesedir la proteína. Aquí se engloban las carnes magras en general, legumbres o huevos derivados de la soja.

Con el tamaño del puño podemos medir la fruta que ingerimos (una porción). Recuerda que lo recomendable es tomar entre 3 y 5 porciones de fruta al día (en esta información te enseñamos cómo empezar el día con un desayuno sano que te ayudará a adelgazar).

Y, sobre todo, toma muchas hojas verdes, todo lo que te quepa en las manos. Son el alimento fundamental para bajar esos kilos de más y para acompañar con cualquier tipo de comida. No caigas en el tópico de que una ensalada solo tiene que ser tomate y lechuga. Tiene múltiples acompañamientos (aquí te mostramos los cinco condimentos que puedes añadir sin temor a tu comida si quieres perder peso). Como explican desde Proviotico “si tienes hambre, intenta añadir una ración más de vegetales a tus comidas, escoge lo que más te guste, pero se consciente en tus decisiones. Ejemplo: Añade más proteína o carbohidratos. Es decir, una porción más de legumbres o una taza de brócoli, el tamaño de tu puño corresponde a una porción de frutos rojos (arándanos, moras, fresas, frambuesas) lo que vendría siendo una manzana grande. Ve ajustando las porciones según tu plenitud después de comer, pero mantén la guía de tus manos”.