A la hora de perder peso y adelgazar hay una máxima que siempre funciona: si cambias los productos ultraprocesados que comes por otros más sanos y naturales lograrás tu objetivo sin apenas esfuerzo. La regla es básica y muy fácil de entender: la comida sana no sólo hace que “metas” menos calorías en tu cuerpo. También permite, a la vez, que adelgaces de una forma segura. Es decir, evita el conocido (y temido) “efecto rebote”. Por eso muchos se han apuntado en los últimos años a la moda del “real food”, la comida real que huye de los ultraprocesados. Una suerte de “religión nutricional” que hace que vivas de una forma más sana con sólo modificar alguno de tus hábitos y que ha conseguido ya que miles de personas pierdan peso en toda España.

Uno de los “gurús” de este modo de alimentarse, el experto en nutrición Carlos Ríos, apuntaba hace apenas unas horas a la existencia de un snack que ha revolucionado a sus seguidores en Instagram y que hace que cientos de personas lo estén buscando en supermercados y tiendas de alimentación. Se trata, de hecho, de una forma de tener una alternativa a las patatas fritas que tanto contribuyen a que engordemos: los edamames: un snack que tal y como el propio Ríos reconoce, es “rico en antioxidantes saludables, fácil de hacer y un vicio para comer”. ¿La receta? Como si fueran patatas: en una sartén con aceite de oliva virgen extra, curry y un poco de sal.

“Basa tu alimentación en alimentos mínimamente procesados, priorizando los de origen vegetal. Estos son los que llevan un solo ingrediente en la receta”, afirma Ríos llamando a sus seguidores a complementar la alimentación “con buenos procesados que suelen estar envasados y llevan una etiqueta nutricional en donde se leen de 1 a 5 ingredientes”, comenta el experto en su cuenta de Instagram en la que acumula miles de sgeudores. (Aquí puedes leer lo que tienes que hacer después de cenar para perder peso).

Pero ojo que también hay truco. Estos resultados pueden ser incluso mejores si realizas otros dos cambios. El primero: tienes que dejar de lado el alcohol y los refrescos con calorías y pasarte a las gamas “zero” de este tipo de productos (o comer y cenar con agua que en todo caso sería lo más recomendable porque tienes que beber dos litros al día para estar saludable). Pero si además lo combinas todo con un mayor ejercicio entonces los resultados te van a sorprender del todo.