El chocolate no es lo que más te engorda. Ni tampoco es lo más insano que comes. A lo largo de los últimos años muchos se han empeñado en decir que lo que fallaba en nuestra dieta era el abuso de esta sustancia, pero eso no es cierto. Al menos ahora son los propios nutricionistas los que quieren acabar con la mala fama de este producto. Y es que comer chocolate como tal no engorda, lo que te impide perder peso y adelgazar es comer un chocolate elaborado con demasiado azúcar y grasa.

En el fondo el debate sobre qué chocolate tienes que comer es bastante viejo pero ahora entra en una nueva dimensión. En las últimas semanas se ha hablado mucho del cambio que todos debemos introducir en nuestra dieta: hay que dejar de lado los productos ultraprocesados y pasarse a la comida real. Y es que esa es la clave para comer chocolate y aun así perder peso: tienes que comer un chocolate real no uno que haya sido manipulado. Cuanto más puro, mucho mejor. Entonces el cacao se convertirá en un producto más en tu dieta y no te obsesionarás por cuánto comes o si es bueno o malo ingerirlo.

En el supermercado hay muchos tipos de chocolate. Si eres de los que no puedes pasar una semana sin abrir una tableta eso no quiere decir, para nada, que tengas que engordar. Más bien al contrario. Un capricho de vez en cuando está bien y más si ese capricho no te impide saltarte la dieta que realmente tienes que hacer: la que te obliga a comer comida real y alejarte de los productos con excesivo azúcar. Y es que esa es otra de las grandes ventajas del chocolate con un tanto por ciento de pureza muy alto: no tiene casi azúcar.

A muchos no les gusta el sabor de las tabletas con un 80 por ciento de pureza. Entonces, ¿cómo solucionarlo? Pues puedes ir poco a poco subiendo la “graduación”. Te acabarás acostumbrando al sabor y al final acabarás mejorando tu dieta.

Cómo elegir un buen chocolate

“Para elegir un buen chocolate lo más importante es que sea con un porcentaje de cacao igual o superior al 70 por ciento. Da igual que en sus ingredientes venga el azúcar porque si tiene más del 70 por ciento del cacao su cantidad no es relevante y los beneficios del cacao siempre son superiores. Eso teniendo en cuenta que no te tomas una tableta entera al día sino 30 o 40 gramos, lo que en todos los estudios se entiende como una porción”, señala en sus redes sociales el nutricionista Carlos Ríos, un profesional que tiene cientos de miles de seguidores en Instagram y que es el creador del movimiento “real food”. El nutricionista recomienda “chocolates amargos” ya que son más saciantes que los dulces.

Las ventanas de comer chocolate

Entre los beneficios de comer chocolate es que es antioxidante, regula la presión sanguínea, mejora el rendimiento cognitivo, mejora la sensibilidad a la insulina, tiene efecto fotoprotector, mejora la función endotelial y antiplaquetaria y tiene efecto cardioprotector. ¿Necesitas más excusas para ir al supermercado y comprar una tableta ahora mismo? Además, recuerda que también lo puedes comer de postre combinado con unas fresas o con cualquier otra fruta que te guste. Eso hará que, además, sumes una nueva ventaja: estarás teniendo une excusa perfecta para comer fruta.

Recueda que también es importante combinar esa dieta con actividad física diaria y con habitos de vida saludables.