A pesar de que el café es una bebida en ocasiones denostada por los efectos que la cafeína tiene sobre nuestro organismo, un reciente estudio presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología y del que nos informa Kaiku Caffé Latte ha demostrado que la ingesta habitual de café tiene beneficios para el corazón.

Y es que, aunque parezca sorprendente, el consumo de 0.5 a 3 tazas de café al día se vinculan con un menor riesgo de accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca en una población sin una enfermedad relacionada con el corazón diagnosticada.

Una buena noticia para los amantes de esta bebida, que apetece más con el descenso de las horas de luz, las temperaturas, y esos propósitos que siempre nos ponemos en el último trimestre del año y que en ocasiones exigen un sobreesfuerzo físico y mental que puede causar sensación de cansancio, irritabilidad, insomnio e incluso ansiedad con la llegada del otoño.

Un momento en el que el café se convierte en un aliado - para aquellas personas a las que le gusta su sabor fuerte y amargo - ya que influye en el sistema nervioso produciendo endorfinas, que pueden incrementar la capacidad mental y de percepción y que para muchos es imprescindible para afrontar el día con energía.

Por eso, si eres 'cafetero' y tiendes a sentirte mal por 'abusar' de esta bebida por la cantidad de cafeína que contiene, ya sabes que un consumo moderado, de hasta 3 tazas al día, reducen el riesgo de ataque cardíaco o ACV (accidente cerebrovascular).

¿Qué es lo que nunca debería faltar en la mesa del desayuno? Hay que contar con un abanico variado de productos. En algunos idiomas, para describir el desayuno ha permanecido la raíz latina 'colationem', que en el castellano moderno aparece en palabras como recolectar, es decir recoger. Esto es porque los latinos concebían las comidas como un acto social, en el que cada uno debía aportar un alimento al banquete.

La leche con cereales (que son hidratos de carbono, como el pan o la pasta) desempeña un papel crucial: es un carburante, pero de combustión lenta. Así, la sensación de saciedad se prolongará a lo largo de la jornada.

Por otra parte, no hay que olvidar que el aceite de oliva engorda. Son grasas. Afortunadamente, de las saludables. El aceite es la que más enfermedades previenen gracias a sus antioxidantes. "Se trata de no abusar. Y, en todo caso, cuando se ingieren grasas, es recomendable hacer ejercicio", dice el doctor Jesús Bernardo. Detalle que considerar: comprar y guardar el aceite en un envase que sea opaco y no transparente. De lo contrario, al contacto con la luz, acabaría por oxidarse. Si se quisiera sustituir el aceite, lo mejor sería por una ración de frutos secos, no por mantequilla, porque la calidad de la grasa es diferente.

si usted es un atleta, deberá ajustar el tiro. Los deportistas pueden llegar a necesitar hasta 5.000 calorías diarias, más del doble que una persona normal. En este caso, a la leche con cereales se le añade miel; el pan blanco puede untarse con mantequilla. Con una salvedad: "No aconsejo mezclar el café con la leche", subraya Jesús Bernardo, médico nutricionista de la selección española de hockey patines.. La razón: molestias gástricas e intestinales. Una advertencia sabia, sobre todo si usted, como millones de personas, acaba de tomar un café con leche.