Ahora que septiembre llega a su ecuador y la rutina post vacacional es una realidad, llega el momento (para muchos) de establecer un plan saludable para perder peso después de todos los excesos del verano, estar en forma y, sobre todo (y más importante) estar sanos. Lo más importante a la hora de fijarse un reto de adelgazamiento es tener muy bien definido qué vamos a hacer, durante cuánto tiempo vamos a seguirlo y que contenga objetivos reales que seamos capaces de cumplir, aunque ello conlleve cierto esfuerzo (en este artículo te ofrecemos las tres claves para perder grasa de forma eficaz siguiendo unos sencillos pasos).

Un método para perder peso siguiendo una sencilla rutina que une ejercicio con una dieta saludable es realizar el ayuno intermitente. Tal como explica la página Proviotico en su perfil de Instagram, este ayuno “no es ninguna dieta, es un protocolo que consiste en comer tus comidas principales en un periodo de tiempo específico del día”. El plan para realizar el ayuno intermitente es seguir una rutina denominada 16/8, es decir, pasar 16 horas sin comer, desde que te vas a dormir hasta que se realiza la primera comida importante al medio día. Pasado este periodo las “calorías necesarias entrarán en una ‘ventana de alimentación’ de 8 horas” (de las 12:00 hasta las 20:00).

La rutina a seguir se divide en cinco sencillos pasos bien segmentados que se pueden desarrollar cualquier día de la semana independientemente del trabajo u otros planes.

Antes de las 12.00 se recomienda o realizar un entrenamiento (aquí puedes ver una tabla de ejercicios para perder peso en 28 minutos y sin salir de casa), o si tienes que acudir al trabajo o a clase puedes tomar infusiones café o agua.

Durante las 12.00 llega el momento de ingerir el primer alimento, una dieta basada en carbohidratos, proteínas y grasas (en este artículo te mostramos las claves para obtener proteínas sin tener que ingerir carne o pescado).

Después de las 12.00 lo mejor es seguir con tu rutina habitual, ya sea en el trabajo o realizar un entrenamiento. Nuevamente lo ideal es solo tomar infusiones café o agua o un “snack” post entrenamiento.

A las 20.00 llega el momento de tomar la segunda comida del día. El menú debe estar compuesto por carbohidratos, proteínas y grasas.

Después de las 20.00 llega el momento de descansar y no irse a la cama tarde, para al día siguiente tener fuerzas para seguir esta rutina (en este artículo te explicamos como perder peso y decir adiós a la grasa mientras duermes).

¿Y el desayuno? Según explica Proviotico “no es necesario desayunar como nos dice todo el mundo, pero como siempre, cada persona es muy diferente. . . Esto no sirve para comer un festín de comida por el hecho de saltarse el desayuno, ya que puedes experimentar problemas digestivos”.