22 de mayo de 2015
22.05.2015
Consejos tecnológicos

Cinco trucos para mejorar la cobertura del wifi en casa

Es posible un mejor funcionamiento de nuestra red doméstica de wifi siguiendo unos sencillos pasos

24.05.2015 | 09:22
Consigue mejorar la señal wifi en tu casa.

Repetidores de wifi

  • Los repetidores wifi se conectan al router con un cable Ethernet y reenvían la señal a los dispositivos más alejados.
  • Netgear WN2500RPT: Ideal para hogares con varias plantas. Cumple el estándar dual band, wifi 5G o wifi AC. Alcanza velocidades de 600 megas. Conecta hasta 4 dispositivos. Precio: 58 euros.
  • TP-LINK RE200: Velocidad de transferencia de 750 megas. Permite enchufar directamente dispositivos por cable. Ideal para conectar el PC. Precio: 48 euros.
  •  TRENDnet Home Smart Switch: Además de amplificar la señal wifi sirve para conectar cualquier aparato, desde una lámpara a un equipo de música. Precio: 67 euros.
  •  Netgear WN3500RP: Soporta redes wifi AC a 600 Megas por segundo. Puede ir por cable o enchufarse directamente a una toma de corriente. Precio: 80 euros.

     

Una red wifi lenta o que no llega a todos los puntos de la casa es un problema habitual en los hogares. Los routers que ofrecen actualmente las compañías proporcionan una cobertura suficiente para la mayoría de viviendas. El quebradero de cabeza viene cuando tenemos una casa de varios pisos o bien hay demasiado obstáculos físicos que impiden que la señal llegue con la suficiente potencia.

Este inconveniente, que pone de los nervios a más de uno, se puede solucionar siguiendo una serie de trucos que os pasamos a relatar y que mejorarán la calidad de la señal wifi sin necesidad de tener que comprar un router adicional.

1- Elige el lugar adecuado para instalar el router

Hay que saber escoger el mejor sitio de la casa para que la señal wifi se distribuya por todas las zonas con el menor número de obstáculos de por medio y que la recepción a través de los distintos dispositivos sea alta para poder navegar sin contratiempos.

Y es que los router funcionan con ondas, por lo que un mueble, una silla o un simple jarrón pueden dificultar la cobertura.

Como la señal del router se expande hacia abajo y hacia los lados, lo ideal es colocarlo en lo alto de un mueble y a poder ser en el centro de la habitación (nunca en el suelo ni dentro de un armario) donde más vayamos a usar Internet, procurando no poner ningún objeto alrededor que interrumpa la conexión.

No hay que olvidar que aparatos como los microondas o los teléfonos inalámbricos pueden interferir en la señal, de modo que cuanto más lejos esté el router de ellos, mejor cobertura.

También hay que asegurarse de que en la zona donde vivimos no haya repetidores de telefonía, generadores de energía o inhibidores de frecuencias (como los que se instalan en edificios oficiales).

2- El truco del deflector casero

Aunque no hace maravillas, funciona. Se trata de fabricar un deflector casero con una lata de refresco para que la señal que el router envía hacia la parte de la casa que no nos interesa rebote y se dirija hacia donde no llega. Para esto el router debe tener antenas visibles.

3- Ajusta el router

Casi todo el mundo tiene hoy en día una red wifi doméstica y es posible que la tuya esté funcionando en el mismo canal que la de algunos vecinos, lo que ralentizará la velocidad de Internet.

En estos casos lo que hay que hacer es cambiar el canal de nuestro router y buscar el que esté más libre. Para ello existen varias aplicaciones (WiFi Analyzer es de las más utilizadas) que te recomiendan el canal más adecuado.

Para hacer el cambio de canal se puede contactar con la empresa suministradora o bien consultar el manual de instrucciones del router.

4- Instala una antena de mayor ganancia

Si todavía no has logrado mejorar la señal, prueba a instalar en el router una antena de mayor ganancia (si es que no cuenta con una antena fija). Es una forma de elevar la potencia de emisión y modificar la forma que en que se reparte la señal radioeléctrica.

5- Vigila a los ladrones de wifi

El robo de wifi es una práctica muy habitual que hace que nuestra red funcione lentamente. Para saber si alguien se está aprovechando de nuestra conexión debemos observar la luz WLAN del router. Si sigue parpadeando cuando todos los dispositivos inalámbricos de la casa están apagando, alguien te roba el wifi.

Cuando esto ocurra, cambia inmediatamente de contraseña. Hay que usar contraseñas seguras, combinando letras y números.

También es aconsejable cambiar el nombre del wifi y ajustarlo para que solo puedan conectarse dispositivos con unas direcciones MAC concretas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook