04 de enero de 2018
04.01.2018
Seguridad

Identifican un grave problema de seguridad en los procesadores Intel

El fabricante tecnológico reconoce una vulnerabilidad, a través de la que es posible "acceder a datos sensibles"

04.01.2018 | 11:00
Intel reconoce la existencia de una vulnerabilidad

El fabricante tecnológico Intel ha reconocido la existencia de una vulnerabilidad en sus procesadores, a través de la que es posible acceder a datos sensibles de los dispositivos donde estos están instalados. La compañía ha asegurado que el 'bug' no es exclusivo de chips de su marca, sino que también está presente en componentes de otros fabricantes.

Intel ha emitido un comunicado este miércoles como respuesta a las informaciones difundidas este martes sobre la existencia de una gran vulnerabilidad en procesadores de la marca, que ha forzado a que sistemas operativos como Linux o Windows trabajen en sendas actualizaciones de seguridad de sus 'software' que apuntan a ralentizar el rendimiento de los equipos entre un 5% y un 30%.

Todavía sin precisar oficialmente el origen del 'bug', Intel ha explicado que a través del mismo, es posible "obtener indebidamente datos sensibles" de los equipos informáticos que cuentan con estos componentes. No obstante, la compañía ha añadido que "cree" que esta vulnerabilidad no genera riesgos de "corrupción, modificación o eliminación de datos".

Un problema de "muchos" fabricantes

El fabricante estadounidense ha asegurado que las noticias que aseguran que este error de seguridad únicamente afecta a productos de su marca son "incorrectas", afirmando que los procesadores "de muchos vendedores distintos" son susceptibles a estar afectados por esta vulnerabilidad.

En este sentido, Intel ha explicado que está trabajando con otras tecnológicas, citando como ejemplos a AMD y ARM Holdings, dos de sus principales competidoras, en el desarrollo de una solución al problema a nivel sectorial. Así, la empresa autora del comunicado ha comenzado a ofrecer "actualizaciones de 'software' y 'firmware'" para mitigar esta vulnerabilidad, afirmando que, junto con otras compañías, se divulgarán más correcciones "la próxima semana".

Intel también ha desmentido que estas actualizaciones vayan a perjudicar al rendimiento de los equipos, sino que su efecto será "dependiente de la carga de trabajo" y "no debería ser significativo" para el usuario medio. Además, el fabricante ha asegurado que esta posible ralentización "será mitigada con el tiempo".

Actualización para Windows 10

En paralelo, Microsoft ha lanzado este miércoles una actualización para Windows 10 que incluye mejoras de seguridad para varios servicios, entre los que se encuentra el 'kernel' de Windows --el núcleo fundamental del sistema operativo que controla todo el funcionamiento del equipo--, el programa a través del que se estima que es posible aprovechar esta vulnerabilidad con fines maliciosos.

La compañía todavía no ha lanzado actualizaciones para Windows 7 o Windows 8.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook