Nació en 2017 y debía haber realizado este viaje antes, pero la pandemia por coronavirus lo impidió. Ayer abandonaba el zoológico donde vivía con sus padres, que fueron un préstamo de China a Francia. Es la llamada diplomacia panda, que obliga a que toda descendencia que se produzca debe devolverse a China a los pocos años de nacer.