Los conductores conocen perfectamente los coches camuflados que utiliza la Guardia Civil para sorprender a los conductores que superan la velocidad permitida. En los últimos meses, los agentes de Tráfico están utilizando otro tipo de vehículos menos habituales, como furgonetas e incluso camiones de reparto, que están causando estragos entre los conductores asturianos. Estos vehículos se han utilizado, por ejemplo, en la última campaña para controlar la velocidad de las furgonetas, que se desarrolló la última semana de octubre.