Educación y formación. Son palabras claves que Plena Inclusión repite de manera incesante cuando se plantea la lucha contra la violencia de género en las mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo. La asociación, impulsora del galardonado proyecto “Lectura fácil”, se ha planteado un nuevo reto en Asturias: la creación de una unidad de apoyo a la víctima en colaboración con el Instituto Asturiano de la Mujer. La pandemia lo ha ralentizado, pero el trabajo sigue adelante.