Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hostelero de Ribera de Arriba en huelga de hambre: "Estoy aliviado por la paralización del desahucio pero seguiré en la lucha hasta que las fuerzas me fallen"

Sergio Villaverde ha reabierto su establecimiento "para poder seguir pagando las facturas"

Diez días de huelga de hambre y ocho a la intemperie. Sergio Villaverde tacha en un calendario los días que van pasando desde que comenzó a vivir en un camastro frente a las puertas de su bar. Hoy ha recibido un balón de oxígeno con el apoyo de la plataforma "Un Mundo Mejor". La plataforma ha conseguido paralizar el desahucio del hostelero, que regenta El Caleyón, en el pueblo de El Palomar, con la recaudación en solo unos días de los casi 2.500 euros que se necesitaban para que no se ejecutase el desahucio. "Nadie ha venido a verme sólo Ignacio Blanco al que le tengo que agradecer que no haya acabado en la calle", asegura. El hostelero aún mantiene su huelga de hambre como forma de visibilizar la difícil situación en la que se encuentra el sector, acuciado por todas las medidas de control del covid que siempre acaban incidiendo en restricciones para los negocios de venta al público y, sobre todo, para bares y restaurantes. Hoy mismo ha abierto su bar para poder hacer frente a los gastos. "Es difícil porque las fuerzas empiezan a fallarme. Preparar los pinchos de tortilla para los clientes se me ha hecho muy cuesta arriba", explica. Sergio está en contacto permanente con Titi, el hostelero que pasa su jornada laboral en una caja frente a la Junta General del Principado. "Valoré la posibilidad de irme con él pero creo que hago más presión desde aquí".

Compartir el artículo

stats