El brote por coronavirus en el Sanatorio Marítimo de Gijón, centro histórico en la región para personas con discapacidad intelectual, se mantiene con 79 usuarios infectados y a la espera de que la Consejería de Salud realice, previsiblemente hoy, pruebas PCR a los 26 residentes que faltan por analizarse del total de sus 146 plazas ocupadas. Estos últimos son los que conforman el grupo de apoyos generalizados, la unidad para los usuarios con mayor grado de discapacidad. Los responsables del centro confían en que la “alta protección” de este grupo haya evitado su contagio, aunque reconocen que el aluvión de positivos en sus otras tres unidades fue “inesperado”. También hay un total de nueve casos confirmados entre trabajadores.