La Universidad de Oviedo ha vivido esta mañana el emocionante traspaso de poderes que supone una nueva toma de posesión de un Rector. En este caso el gijonés Angel Ignacio Villaverde Menéndez le ha dado el relevo al gozoniego Santiago García Granda. Y hubo emoción en ambos protagonistas. Sobre todo en los agradecimientos desgranados, en su momento de marcha, por García Granda. Se le descompuso la voz y necesitó un trago de agua para seguir. Menos sentimental, pero destilando orgullo, se mostró el nuevo Rector que acabó su discurso de toma de posesión reconociendo que “hoy comenzamos un sueño”.