Un total de 42.003 estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato han iniciado hoy en Asturias el curso con el objetivo de recuperar la plena presencialidad en ambas etapas. Será un curso en que las ventanas siguen abiertas y hay que llevar la mascarilla, pero la llegada de las vacunas da un respiro a profesores, alumnos y progenitores. La mayoría del alumnado tiene al menos la primera dosis, algo que "da tranquilidad pero no podemos bajar la guardia", tal como asegura Francisco de Asís Fernández, director del instituto de La Corredoria, donde 1030 alumnos cursan sus estudios.