El fin de la red de cobre de Telefónica en Asturias, prevista para el 19 de abril, coincidiendo con el centenario de la compañía, amenaza con dejar sin línea a miles de hogares de la región, que todavía utilizan las centrales de este material para comunicarse. Además, hay empresas que temen que la ya de por sí complicada conexión por la falta de fibra óptica o los problemas de la misma se vea afectada por el fin del cobre, que se extenderá a toda España. La cuenta atrás está activada desde hace ya varios años y Telefónica espera que ningún usuario se vea afectado, ya que la compañía se ocupa de comunicarse con cada cliente para ofrecerle y garantizarle la alternativa al cobre, que en la mayoría de los casos para por la instalación de fibra óptica, aunque hay otras opciones, como el satélite o radio.