Juana había denunciado a su pareja, pero desde 2018 el caso estaba inactivo en el sistema de protección policial Viogen. Convivían en Pozoblanco (Córdoba) con sus tres hijas menores de edad. La más pequeña, de 3 años, estaba en la casa cuando, presuntamente, el padre disparó a la madre con una carabina de aire comprimido que luego usó para quitarse la vida. Según allegados, Juana quería separarse del hombre y tenían discusiones que, según los vecinos, no trascendían. La Guardia Civil investiga el caso como violencia de género. Juana sería la víctima mortal 34 de este año.