Adrián Castro González es el capitán de la Selección Española de Fútbol para Amputados y fue nombrado mejor jugador del Europeo de 2017. Adri nació sin una pierna, pero esto nunca fue un impedimento para jugar al fútbol. Usó una prótesis hasta que tenía trece años. Se hartó de ella. Es el único asturiano que practica fútbol para amputados, un deporte para el que pide más visibilidad después de que la Selección haya quedado subcampeona de Europa. Un tanto suyo llevó al equipo a la final. "Ha sido un año duro, lo hemos hecho lo mejor posible porque tuvimos bastantes dificultades para entrenar en equipo".