A unas horas de que Olga Moreno se siente en un plató de televisón, Rocío Flores ha podido disfrutar de una velada de lo más íntima junto a dos de las personas más importantes de su vida: su padre, Antonio David Flores y la flamante ganadora de "Supervivientes". Para recuperar el tiempo perdido de estos 107 días que ha durado la aventura hondureñala familia ha ido a cenar a Papúa Colón, uno de los restaurantes favoritos de la influencer, que no ha podido evitar hacer partícipes de la velada a sus más de 785.000 seguidores. Mientras tanto Rocío Carrasco y su marido, Fidel Albiac, continúan con sus vacaciones en Cataluña. Aunque intentan que el huracán Moreno y la marea azul no les afecte ni salpique, no siempre lo consiguen. La pareja, en compañía de la madre de Fidel, asistió ayer por la noche al concierto que ofreció Raphael en la 21ª edición Festival Cap Roig, organizada por Clipper's Live, y allí pudimos hablar con Rocío, quien se pronunció por primera vez tras la sonada, y polémica, victoria de Olga, motivo por el que su hijo realizó su primera aparición en televisión. "Expresé mi opinión en el documental y ahora tiene que ser la gente la que tiene que juzgar" comentó la hija de Rocío Jurado.