Nagore Robles lleva meses buscando una casa más grande a las afueras de Madrid, con campo y preferiblemente con jardín y piscina, pero no encuentra nada que le convenza