Rocío Flores no vive su mejor época como influencer. Aunque también es cierto que ahora la hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores trabaja en una empresa de cosméticos llamada Farmasi, tal y como promociona en sus redes sociales.

Rocío Flores ha pasado de estar presente en los platós de Telecinco y en publicaciones especializadas en el mundo el corazón a tratar de labrarse una carrera como influencer en Isnatagram siendo la imagen de marcas de prendas de moda o establecimientos. De hecho, la mayor de los Flores llegó a tener casi un millón de seguidores en Instagram, una cifra de lo más llamativa y que la convertía en una de las referencias en España. Sin embargo, desde la sonada separación de su padre de Olga Moreno y, posteriormente, de Marta Riesco, Rocío ha mantenido un perfil más bajo en redes, compartiendo lo justo. Ejemplo de esta debacle es el notable descenso de sus seguidores en solo treses meses, donde la cifra ya supera los 5000 y sigue en aumento.