Entre los rostros conocidos que se personaron para dar su último adiós a Arévalo se encontraban el vidente Rappel, el diseñador Francis Montesinos, el torero Vicente Ruiz Soro o el vicepresidente primero del Gobierno valenciano Vicente Barrera, entre otros. Sin embargo la presencia que más llamó la atención fue la de Malena Gracia.La artista no fue bien recibida en el tanatorio, e incluso se le impidió el paso al lugar donde se encontraba el cuerpo sin vida del cómico. «Se han portado muy mal, no quiero hablar, no me lo esperaba. No me merezco esto después de tantos años al lado de él, no me lo merezco, yo no tengo maldad, siempre he estado apoyándole», declaró, totalmente destrozada y sin poder articular palabra por las lágrimas. «Yo les consideraba de mi familia, pero veo que a mí nunca me han querido. No me lo esperaba, yo creo que no me merezco esto. Me quiero ir con mis amigos», añadió. Un escándalo que no ha pasado desapercibido y que esta mañana el hijo de Paco Arévalo, Paco Rodríguez, no ha dudado en aclarar: «Son momentos muy difíciles, ha sido todo muy rápido, de ayer a hoy», ha comenzado diciendo al programa 'Vamos a ver'. Y es que, según Rodríguez, Malena Gracia nunca debió acudir al tanatorio. «No ha hablado muy bien en televisión. Ella ha venido aquí a montar su espectáculo», se ha justificado, asegurando que «hace cuatro o cinco días lo puso verde».