Diez minutos de parón a mediodía para pedir que ya no haya más parones. La hostelería asturiana, con motivo del año que llevan cerrados, ha salido a la calle en un acto reivindicativo con un mensaje claro: necesitan "un plan de rescate, no parches" porque el sector está "agonizante" y solo esperan que el verano consiga amortiguar el golpe. En Oviedo, Avilés, Gijón o Mieres se han producido actos de este tipo a las puertas de varios locales.