Unas 40 tortugas toman el sol estas últimas semanas en el parque de Isabel la Católica. Algunas, las menos, se dejan ya ver incluso en el recién dragado estanque grande y la mayoría, sobre todo en jornadas soleadas, se concretan en las orillas del lago pequeño. La presencia de este animal, tipificado como especie invasora, empieza a preocupar, sobre todo, por el diagnóstico de fondo. Explica José Luis García, conservador del parque: "Son mascotas abandonadas por particulares que las tenían en casa y no sabían qué hacer con ellas. Da igual que les digas que no se puede: pueden venir a traerlas por la noche. Yo ya he visto alguna incluso en la zona del Piles", asegura.