Durante toda la noche, los servicios de emergencia de Kiev han trabajado para sofocar las llamas que han provocado los últimos ataques rusos. Los bomberos luchan contra el fuego que, de forma peligrosa, envuelve a los aparatos eléctricos. La red energética del país está siendo el objetivo principal de los últimos ataques del Kremlin. Moscú utiliza aviones no tripulados, los conocidos como Kamikazes, para golpear la infraestructura energética de la capital y sus alrededores.