Así ha quedado uno de los hospitales de la ciudad de Donetsk tras ser alcanzado por la artillería rusa. Es la cuarta vez en una semana que este edificio sufre los ataques del enemigo. Afortunadamente no ha habido víctimas porque se desalojó gran parte del hospital una vez recibió los primeros ataques. Ahora permanece completamente cerrado, solo hay que ver la pared de la fachada que ha quedado derrumbada. Los misiles también han alcanzado algunas de las casas residenciales más cercanas al perímetro bombardeado.