El hijo del presidente de Estados Unidos, ha aceptado un acuerdo con la Fiscalía para evitar la cárcel. En una decisión que ha aplaudido su padre, Hunter Biden se ha declarado culpable de dos delitos fiscales. Reconoce que entregó tarde sus declaraciones de impuestos dos años, lo que paraliza además otra causa. Una investigación relacionada con la compra ilegal de un arma en una época en la que consumía drogas.