Con la incidencia acumulada más alta de toda Castilla y León, el colapso de sus UCIS habituales y un 69% de ocupación de las camas ampliadas, Burgos contiene la respiración. Para frenar el virus, desde hoy no pueden reunirse más de 3 personas no convivientes y se limitan los aforos en los lugares de culto a un máximo de 15 personas.