Tras la tempestad volvió la calma. La tormenta desatada al filo de las 20.00 horas de ayer, martes, causo una verdadera "riada" en algunas céntricas calles de la vieja capital del Reino de Asturias a través de los colectores, sobremanera en las calles Evaristo Sánchez (La Carreterona y Mercado, en pleno casco antiguo de la ciudad de Cangas de Onís. Eso sí, la normalidad retornó por estos lares de la ribera del Sella y escampó, aunque se anuncian para las próximas horas lluvias y mal tiempo.