El sueño de Álvaro era conocer a la Policía porque su gran pasión es el trabajo que desarrolla el Cuerpo. Los Policías Nacionales son sus héroes, les tiene tanto respeto que cada vez que ve un coche o un policía se queda mirando pero no se acerca. Casi coincidiendo con su cumpleaños los agentes de Oviedo se unieron para darle una sorpresa muy especial