Oviedo viaja al pasado y recrea la peregrinación del Rey Casto a Santiago con actividades que reproducen la vida en la Asturias de la época, desde los duelos de esgrima a la cocina de época.