Se trata de las calles que fueron cambiadas por el tripartito, en cumplimiento de la ley de memoria democrática, y que ahora PP y Ciudadanos cambiarán por otros mayoritariamente masculinos.