Nerviosos, con los últimos deseos en la mano y con muchas ganas "de que Papá Noel se lleve el coronavirus". Así recibieron decenas de niños a la comitiva de Papá Noel que recorrió las principales calles de Oviedo desde este mediodía. "El año pasado nos costó aterrizar por la lluvia pero este año ha ido todo perfecto", aseguraba el elfo Rubén, ayudante de Papá Noel. "Han sido unos meses muy duros y los niños se merecían este desfile y la cabalgata de Reyes", recalcó la concejala de Festejos de Oviedo Covadonga Díaz.