El acusado de atropellar mortalmente a Mamel Castañón, Iván González, alias "Pichurry" ha declarado esta mañana en la primera sesión del juicio. El acusado sólo respondió a las preguntas de su abogado. "Pité varias veces, pero él se abalanzó sobre el coche", aseguró durante su declaración. A las puertas del juzgado, respaldando a la familia del fallecido, un grupo de amigos se manifestaron con una pancarta para pedir justicia: "Es una vergüenza, tres años esperando". Alejandro Álvarez, su mjero amigo y uno de los concentrados, aseguro que el acusado "nunca ha mostrado trato humano ni ha pedido perdón. Se ha reído de nosotros".